Escoge la categoría

El humor como muleta

Comparte


ag-el-humor-como-muleta-9788496806313
El humor como muleta
AG1392020

Abrir un libro es casi siempre una forma de empezar escapando; en literatura ----- como en la vida----huir del desarraigo es instalarse en diferentes patrias por las que el tiempo nos va llevando. En estas historias que el lector tiene entre manos hay al menos dos lugares amigables compartidos, esas dos formas de nación que son la infancia y la palabra, gracias a las que podemos de decir al griego y bañarnos muchas veces en el mismo río. Mi amistad de toda la vida, que casualmente empezó hace unos años, con el autor de este libro me dejará ser guía que les franqueará el paso a una galería de personajes, a un álbum de amistades y lugares por donde le han ido dejando estirar las ruedas. Asuntos recogidos con rigor y cariño para rescatarlos de esa forma de olvido que es acomodarse con excesivo celo a los nuevos tiempos. Adelantaré que al cerrar este libro queda una sonrisa en común, la sensacion de haber vivido mas de cincuenta años sin saberse envejecido, la convicción de que volver para retomar lo bueno nos aventura mejor porvenir. No se nace sin tasa en la calle Feria, en Sevilla , en ocasiones como ésta el azar se vuelve designio y cualquiera que sea la componenda se llega al final siempre feliz. Por eso Paco Aguilar desde la pole position de su calle natal sigue recordando con el transcurso de los años la obligación de ser buenos y estar contentos...Y lo recuerda después que las vueltas de la vida lo

Hayan situado en su scooter como un Disnauta ultra-Ligero, un estratega que dirige sentado. Paco AguiLar, embajador in pectore en la defensa de los derechos De las personas con discapacidad dede la estética de su cojera, o desde el ajetreo múltiple que le plantea la esclerosis recuerda a diario que hay vida desde la silla, en este caso inteligente. Por eso en este libro se permite recordar sin nostalgia y nominar sin perjuicios.Estoy convencido de que la discapacidad va mejor si el camino es hacia delante, y aseguro que la silla es otra forma de principio, un nuevo punto de partida. Así se entiende en estas páginas y así se transmite, naturalmente, y sin caer en lo políticamente correcto.

Yo soy cojo, cojo y con mis piernas tartamudas

Los cojos tenemos mil limitaciones que el caminante,

en su perfección no entiende.

El ángel nieto del albero, con scooter me siento

Un tío con suerte.. Llevo los zapatos limpios, limpios,

el albero no hace mella en mí.

Ha pasado la semana santa y los ojos

no hemos tenido ningún percance en la bulla

En estos pasajes, Paco Aguilar, como aquel Ocnos Atareado da vida a sus relatos, a sus crónicas sobre la fiesta en Sevilla , a sus recuerdos de la infancia vivida con los chavales, que ya han pasado los 50, mientras las castañeras calentaban el otoño y se iban sacando lo abrigos para el día de los Santos. Se habla del juego hasta altas horas en las noches de verano mientras los mayores se reunían en la calle sacando las sillas a la puerta. Pocas cosas tan sevillanas, aun a disgusto Machado, como dedicarse a buscar el fresco, y felizmente encontrar la charla amena, la compañía agradable de los amigos, para echar juntos atrás el tiempo de el calor que, sin irse con la noche, vuelve nueva con el día. Y entre página y página las visitas al Viso del Alcor y el trato casi promiscuo con los grillos; los viajes del Domingo a las playas aledañas de Chipiona con el reCuerdo de

el niño de un vecino que el pobre nunca iba a la playa

En ese tiempo difícil en el que casi todo iba a dos bandas y eras el hijo del dominguero o el niño que se quedaba.La primera visita al mar no puede tener mejor nombre que la playa de la Victoria y luego las mareas de Santiago, y Sánlucar y volar el pandero... y a descansar

En esas siestas interminables de la infancia que duraban un siglo y dos horas sin dormir y sin jaleo. Paco es un hombre de palabra, si por palabra entendemos la mejor forma de ser leales y entendernos; un relator que gana en la vida con la historias que toma prestadas en incontables pasajes de acercamiento a los otros y luego los devuelve milagrosamente enriquecidas, unas veces con bálsamo, otras con ácido, otras sin más con el afecto de un Midas que devuelve amable lo que toca. Dice nuestro común amigo Padilla que Paco tiene un corazón tan grande que necesita una moto para llevarlo. Hemos hecho causa común para que salir a la calle pueda convertirse en un hecho cotidiano, también para los que están supeditados a la opinión del vecindario para hacer una rampa de salida. En cierta ocasión bromeábamos con la posibilidad de salir del armario de la discapacidad cuando pusieran rampas y los adaptaran y, después de ese y otros muchos ratos de risa, Paco inventó el nacimiento de este libro que con viñetas de su hijo Daniel, ya publicadas en la revista Vado Permanente, pretende cuando menos abrir el armario para empezara ver el mundo de otro modo. Quizá en lo tocante a los cojos sí pueda ser eficaz cambiarlo todo para que algo nos cambie. Esta primera entrega seguro que hallará continuidad en todas las notas que la retina y el sentir de paco siguen acumulando sobre la vida cuando la vida va sobre suedas; el resultado es como aquellas notas de cuadernos

de viaje de los forasteros que se acercaban hasta aquí en el siglo XIX para comprobar que la imagen que ya conocían, era cierta. Para terminar, sé que merezco y disfruto de la verdadera amistad de Paco porque acostumbra a estar conmigo no sólo en la adversidad, sino también en los momentos dulces que nos depara la vida. A estas alturas no me basta con quienes sólo aparecen cuando las cosas van mal ¿ De quién será aquello de no contar las penas a los

amigos, sino que los divierta su padre? Cuando se empieza escapando se acaba encontrando

Algo, ojalá cuantos lean El humor como muleta vean entre sus historias a Paco Aguilar con su habilidad vital, sus deliberadas inadaptaciones, su cansancio de situaciones

incómodas no pocas veces resuelo con ironía...otras casi con candor, y tantas más sugerencias desveladas entre la primera y la última páginas del libro de este hombre con el que desearán tener la suerte de cruzar su rueda en el camino. Yo la he tenido hace algún tiempo; consecuencia de este trato frecuente es que además de radio y de risa ahora somos pareja de libro.

Atributos LU

Casa EditorialDistribuciones Agapea - Libros Urgentes
AutorPaco Aguilar
Biografía del AutorPaco Aguilar
TipoLibro Importado
ISXN9788496806313
Año de Edición2008
Núm. Páginas140
Peso (Físico)246
Tamaño (Físico)21 x 13 cm
IdiomaEspañol

Títulos Similares