Escoge la categoría

Antiguo Egipto: rutas de arte y arqueología en la tierra de los faraones

  • Autor:

  • Editores:

  • Editorial:

  • Año de Edición:

  • Idioma:

  • Nº Páginas:

  • ISBN:

  • Formato:
    Comparte


    26_9788466202633_stoa
    Antiguo Egipto: rutas de arte y arqueología en la tierra de los faraones
    219913
    Condensar en un libro de reducidas dimensiones por razones prácticas todas las noticias de interés general con relación a Egipto -sin olvidar datos importantes- no es simple. Redactar un texto conciso, pero a la vez completo, sobre la arqueología egipcia es una tarea aún más difícil, tanto por la cantidad y amplitud de los lugares y monumentos presentes en el país, como por la historia de esta civilización que duró más de 40 siglos. La elección de los sitios en esta obra, toca todas las localidades de mayor interés turístico, examinando, sobre todo, el aspecto histórico-arqueológico de los monumentos mencionados. El territorio, habitado por los antiguos egipcios, es el que actualmente vemos hoy, formado por ese trecho de valle del Nilo incluido entre el mar Mediterráneo al norte y la segunda catarata, al sur de Abu Simbel. El curso del río traza una estrecha franja con más de mil kilómetros de largo, limitada por zonas desérticas, con áridas colinas laterales y cadenas montañosas, que la separan del Mar Rojo al este y del desierto del Sáhara, al oeste. Al norte, en El Cairo actual, cerca de las antiguas Heliópolis y Menfis, el gran río, tras haber recorrido 6.500 kilómetros, se ensancha en el delta que, en tiempos antiguos, era verde por la vegetación pero pantanoso e intransitable: cuando no existía la presa de Assuan, el río con regularidad anual se alzaba inundando la campiña, dejando a los vientos alisios y al solla tarea de secar el terreno que estaba cubierto por el barro rico en humus y en sales minerales. La vida que se desarrollaba a lo largo de las costas del Nilo era esencialmente la de un pueblo que se dedicaba a la agricultura: también hoy navegando hacia el sur, después de haber dejado las afueras de El Cairo, podemos volver a ver las mismas escenas del antiguo Egipto. Kemet es el nombre con el que los egipcios llamaban a su tierra: tierra negra, buena y fértil, regalo de los dioses y del Nilo, grande y divino. Esta antigua civilización que duró varios milenios, fue «descubierta» recientemente y estudiada sólo desde hace poco más de dos siglos: hoy sabemos bastante, pero la arqueología todavía debe descubrir mucho y la egiptología aún debe dar respuestas acerca de algunos períodos oscuros de la historia y sobre tantos misterios por resolver.Contiene Fotografías a todo color. Impreso en papel esmaltadoEl territorio, habitado por los antiguos egipcios, es el que actualmente vemos hoy, formado por ese trecho de valle del Nilo incluido entre el mar Mediterráneo al norte y la segunda catarata, al sur de Abu Simbel. El curso del río traza una estrecha franja con más de mil kilómetros de largo, limitada por zonas desérticas, con áridas colinas laterales y cadenas montañosas, que la separan del Mar Rojo al este y del desierto del Sáhara, al oeste. Al norte, en El Cairo actual, cerca de las antiguas Heliópolis y Menfis, el gran río, tras haber recorrido 6.500 kilómetros, se ensancha en el delta que, en tiempos antiguos, era verde por la vegetación pero pantanoso e intransitable: cuando no existía la presa de Assuan, el río con regularidad anual se alzaba inundando la campiña, dejando a los vientos alisios y al solla tarea de secar el terreno que estaba cubierto por el barro rico en humus y en sales minerales. La vida que se desarrollaba a lo largo de las costas del Nilo era esencialmente la de un pueblo que se dedicaba a la agricultura: también hoy navegando hacia el sur, después de haber dejado las afueras de El Cairo, podemos volver a ver las mismas escenas del antiguo Egipto. Kemet es el nombre con el que los egipcios llamaban a su tierra: tierra negra, buena y fértil, regalo de los dioses y del Nilo, grande y divino. Esta antigua civilización que duró varios milenios, fue «descubierta» recientemente y estudiada sólo desde hace poco más de dos siglos: hoy sabemos bastante, pero la arqueología todavía debe descubrir mucho y la egiptología aún debe dar respuestas acerca de algunos períodos oscuros de la historia y sobre tantos misterios por resolver.Contiene Fotografías a todo color. Impreso en papel esmaltadoLa vida que se desarrollaba a lo largo de las costas del Nilo era esencialmente la de un pueblo que se dedicaba a la agricultura: también hoy navegando hacia el sur, después de haber dejado las afueras de El Cairo, podemos volver a ver las mismas escenas del antiguo Egipto. Kemet es el nombre con el que los egipcios llamaban a su tierra: tierra negra, buena y fértil, regalo de los dioses y del Nilo, grande y divino. Esta antigua civilización que duró varios milenios, fue «descubierta» recientemente y estudiada sólo desde hace poco más de dos siglos: hoy sabemos bastante, pero la arqueología todavía debe descubrir mucho y la egiptología aún debe dar respuestas acerca de algunos períodos oscuros de la historia y sobre tantos misterios por resolver.Contiene Fotografías a todo color. Impreso en papel esmaltadoNota: Contiene Fotografías a todo color. Impreso en papel esmaltado

    Atributos LU

    AutorGiorgio Agnese, Maurizio Re
    TipoGran formato
    ISXN9788466202633
    Año de Edición2001
    Peso (Físico)1750
    Tamaño (Físico)21.5 x 30.5 cm
    TítuloAntiguo Egipto: rutas de arte y arqueología en la tierra de los faraones

    Títulos Similares