Escoge la categoría

Colección grandes escritores de la literatura universal. V Tomos

  • Autor:

  • Editores:

  • Editorial:

  • Año de Edición:

  • Idioma:

  • Nº Páginas:

  • ISBN:

  • Formato:
    Comparte


    1089_cuentos_norteamericanos_prom
    Colección grandes escritores de la literatura universal. V Tomos
    24435
    Cuentos mexicanos modernos y contemporáneos. Antología ilustrada. Tomo IEsta antología de los cuentos modernos y contemporáneos de México, editada por Editorial Servicios Pedagógicos, tiene el propósito de difundir aspectos de la cultura literaria mexicana para que el lector disfrute lecciones auténticas de historia, geografía, costumbres y tradiciones, reseñadas por la pluma de sus más destacados escritores quienes descubren un México mítico, legendario, sorprendente y poco conocido en el que traslucen personajes, vivencias y situaciones que enseñan, mediante la narrativa de un cuento ameno e interesante, mientras se aleja de los modelos tradicionales de lecciones escolares. Es decir, en estos cuentos la instrucción sólo existe como mensaje didáctico indirecto.México es la nación más poblada de Hispanoamérica. Por su ubicación geográfica tiene características únicas, pues comparte las regiones septentrional y subtropical, posee largas costas en los océanos Pacífico, Atlántico y Mar Caribe e interminables desiertos, particularidades que hacen disfrutar de todo tipo de climas. En este ambiente existe un pueblo heredero de culturas milenarias, que es conquistado, colonizado, emancipado y liberado en una serie de hechos que ha costado la vida de millones de mexicanos y forjado innumerables inspiraciones.Esta selección de 20 cuentos, que pretende ser representativa de lo más destacado del género en la vida moderna y contemporánea de México, contiene trabajos de autores consagrados, así como de valores más recientes.Se espera dar lugar al deleite de una lectura amena, variada, reflexiva y didáctica llena de sabor de la tierra y de los pueblos, que junto a la tradición, exaltan la vida, el ingenio y la realidad del mexicano.Esta antología de los cuentos modernos y contemporáneos de México, editada por Editorial Servicios Pedagógicos, tiene el propósito de difundir aspectos de la cultura literaria mexicana para que el lector disfrute lecciones auténticas de historia, geografía, costumbres y tradiciones, reseñadas por la pluma de sus más destacados escritores quienes descubren un México mítico, legendario, sorprendente y poco conocido en el que traslucen personajes, vivencias y situaciones que enseñan, mediante la narrativa de un cuento ameno e interesante, mientras se aleja de los modelos tradicionales de lecciones escolares. Es decir, en estos cuentos la instrucción sólo existe como mensaje didáctico indirecto.México es la nación más poblada de Hispanoamérica. Por su ubicación geográfica tiene características únicas, pues comparte las regiones septentrional y subtropical, posee largas costas en los océanos Pacífico, Atlántico y Mar Caribe e interminables desiertos, particularidades que hacen disfrutar de todo tipo de climas. En este ambiente existe un pueblo heredero de culturas milenarias, que es conquistado, colonizado, emancipado y liberado en una serie de hechos que ha costado la vida de millones de mexicanos y forjado innumerables inspiraciones.Esta selección de 20 cuentos, que pretende ser representativa de lo más destacado del género en la vida moderna y contemporánea de México, contiene trabajos de autores consagrados, así como de valores más recientes.Se espera dar lugar al deleite de una lectura amena, variada, reflexiva y didáctica llena de sabor de la tierra y de los pueblos, que junto a la tradición, exaltan la vida, el ingenio y la realidad del mexicano.México es la nación más poblada de Hispanoamérica. Por su ubicación geográfica tiene características únicas, pues comparte las regiones septentrional y subtropical, posee largas costas en los océanos Pacífico, Atlántico y Mar Caribe e interminables desiertos, particularidades que hacen disfrutar de todo tipo de climas. En este ambiente existe un pueblo heredero de culturas milenarias, que es conquistado, colonizado, emancipado y liberado en una serie de hechos que ha costado la vida de millones de mexicanos y forjado innumerables inspiraciones.Esta selección de 20 cuentos, que pretende ser representativa de lo más destacado del género en la vida moderna y contemporánea de México, contiene trabajos de autores consagrados, así como de valores más recientes.Se espera dar lugar al deleite de una lectura amena, variada, reflexiva y didáctica llena de sabor de la tierra y de los pueblos, que junto a la tradición, exaltan la vida, el ingenio y la realidad del mexicano.Esta selección de 20 cuentos, que pretende ser representativa de lo más destacado del género en la vida moderna y contemporánea de México, contiene trabajos de autores consagrados, así como de valores más recientes.Se espera dar lugar al deleite de una lectura amena, variada, reflexiva y didáctica llena de sabor de la tierra y de los pueblos, que junto a la tradición, exaltan la vida, el ingenio y la realidad del mexicano.Se espera dar lugar al deleite de una lectura amena, variada, reflexiva y didáctica llena de sabor de la tierra y de los pueblos, que junto a la tradición, exaltan la vida, el ingenio y la realidad del mexicano.***Cuentos hispanoamericanos modernos y contemporáneos. Antología ilustrada. Tomo IIHispanoamérica es una tierra fascinante y exótica. En este volumen se incluyen 20 cuentos, de grandes escritores contemporáneos de los diferentes países de Hispanoamérica, que constituyen un excelente medio para que el lector pueda conocer y disfrutar la obra literaria de su propio mundo, por medio de cuentos muy amenos narrados magistralmente por los mejores escritores hispanoamericanos contemporáneos. Estos cuentos literarios se apreciarán mejor si lo situamos en la perspectiva del desarrollo de nuestra literatura.Al inicio, como informa el escritor peruano Enrique Congrains, más que una obra escrita con una pretensión literaria, los conquistadores hicieron crónicas y dejaron diversos testimonio como las Cartas de Cristóbal Colón y las Crónicas militares en prosa de Bernal Díaz del Castillo en México y versificadas de Alonso de Ercilla en Chile. Posteriormente hay un primer indicio de literatura hispanoamericana en la obra del peruano Inca Gracilazo de la Vega (1539-1616), autor de los Comentarios reales sobre la vida durante la época de los incas y en los poemas de la mexicana excelsa sor Juana Inés de la Cruz (1651-1595).Fuera de los escritores mencionados, la literatura durante la colonia fue pobre y con pocas obras. Este oscurantismo literario terminó debido a la influencia de dos hechos históricos relevantes: la Revolución francesa y la Independencia de Estados Unidos, que inspiró a la gesta emancipadora de Hispanoamérica. Entonces ocurrió la eclosión literaria con las obras de Andrés Bello en Venezuela (1781-1865), de Domingo Faustino Sarmiento en Argentina (1811-1888) y de José Martí en Cuba (1853-1895).Posteriormente se encuentra un segundo periodo de oscurantismo literario, que sólo tuvo excepciones en literatos regionales como el peruano Ricardo Palma, autor de Tradiciones peruanas, y el argentino José Hernández, autor de Martín Fierro, después de esta segunda etapa surgieron los primeros colosos de las letras hispanoamericanas con el venezolano Rómulo Gallegos y el uruguayo Horacio Quiroga. A ellos les siguieron, en la segunda mitad del siglo XX, la obra de los autores que ahora tienen prestigio no sólo continental sino universal y que la Editorial Servicios Pedagógicos incluye en este volumen.***Cuentos norteamericanos clásicos y modernos ilustrados. Tomo IIINorteamérica, por su tamaño y economía, es la región que más libros publica en el mundo, por ello en este tercer volumen se incluyen los 17 cuentistas más destacados de Norteamérica y sus cuentos más importantes. Es conveniente recordar que desde finales del siglo XVIII, cuando se inició la independencia de la Corona inglesa, los autores estadounidenses han producido una narrativa de notable calidad, digna de una nación que ya proyectaba ser una gran potencia mundial. En lo sustancial, el cuento y la novela norteamericana han sido fieles a dos características entrañablemente ligadas a la conformación del espíritu americano: es estilo de vida pionero y la orientación hacia lo religioso como eje rector de la conducta individual. La primera de estas características provenía de una masa humana europea desheredara hombres libres, visceralmente emprendedores y aventureros que desembarcó en la costa del este y se desplazó hacia el oeste, respondiendo al espíritu pionero y disputando la tierra con los aborígenes.La segunda característica está presente en la cultura estadounidense mediante los valores de la ética puritana, o sea, el individualismo a ultranza, la austeridad en las costumbres, la dignificación por medio del trabajo arduo y la acumulación de riqueza como prueba de la protección divina. Esta religiosidad era vivida como una experiencia trascendente, pues las primeras corrientes migratorias que llegaron a Estados Unidos las constituían en su mayoría, familias que huían de las persecuciones religiosas desatadas en Europa.Sin duda esta obra que incluye cuentos norteamericanos clásicos y modernos deleitará al lector y es una obra imprescindible en cualquier biblioteca.Hispanoamérica es una tierra fascinante y exótica. En este volumen se incluyen 20 cuentos, de grandes escritores contemporáneos de los diferentes países de Hispanoamérica, que constituyen un excelente medio para que el lector pueda conocer y disfrutar la obra literaria de su propio mundo, por medio de cuentos muy amenos narrados magistralmente por los mejores escritores hispanoamericanos contemporáneos. Estos cuentos literarios se apreciarán mejor si lo situamos en la perspectiva del desarrollo de nuestra literatura.Al inicio, como informa el escritor peruano Enrique Congrains, más que una obra escrita con una pretensión literaria, los conquistadores hicieron crónicas y dejaron diversos testimonio como las Cartas de Cristóbal Colón y las Crónicas militares en prosa de Bernal Díaz del Castillo en México y versificadas de Alonso de Ercilla en Chile. Posteriormente hay un primer indicio de literatura hispanoamericana en la obra del peruano Inca Gracilazo de la Vega (1539-1616), autor de los Comentarios reales sobre la vida durante la época de los incas y en los poemas de la mexicana excelsa sor Juana Inés de la Cruz (1651-1595).Fuera de los escritores mencionados, la literatura durante la colonia fue pobre y con pocas obras. Este oscurantismo literario terminó debido a la influencia de dos hechos históricos relevantes: la Revolución francesa y la Independencia de Estados Unidos, que inspiró a la gesta emancipadora de Hispanoamérica. Entonces ocurrió la eclosión literaria con las obras de Andrés Bello en Venezuela (1781-1865), de Domingo Faustino Sarmiento en Argentina (1811-1888) y de José Martí en Cuba (1853-1895).Posteriormente se encuentra un segundo periodo de oscurantismo literario, que sólo tuvo excepciones en literatos regionales como el peruano Ricardo Palma, autor de Tradiciones peruanas, y el argentino José Hernández, autor de Martín Fierro, después de esta segunda etapa surgieron los primeros colosos de las letras hispanoamericanas con el venezolano Rómulo Gallegos y el uruguayo Horacio Quiroga. A ellos les siguieron, en la segunda mitad del siglo XX, la obra de los autores que ahora tienen prestigio no sólo continental sino universal y que la Editorial Servicios Pedagógicos incluye en este volumen.***Cuentos norteamericanos clásicos y modernos ilustrados. Tomo IIINorteamérica, por su tamaño y economía, es la región que más libros publica en el mundo, por ello en este tercer volumen se incluyen los 17 cuentistas más destacados de Norteamérica y sus cuentos más importantes. Es conveniente recordar que desde finales del siglo XVIII, cuando se inició la independencia de la Corona inglesa, los autores estadounidenses han producido una narrativa de notable calidad, digna de una nación que ya proyectaba ser una gran potencia mundial. En lo sustancial, el cuento y la novela norteamericana han sido fieles a dos características entrañablemente ligadas a la conformación del espíritu americano: es estilo de vida pionero y la orientación hacia lo religioso como eje rector de la conducta individual. La primera de estas características provenía de una masa humana europea desheredara hombres libres, visceralmente emprendedores y aventureros que desembarcó en la costa del este y se desplazó hacia el oeste, respondiendo al espíritu pionero y disputando la tierra con los aborígenes.La segunda característica está presente en la cultura estadounidense mediante los valores de la ética puritana, o sea, el individualismo a ultranza, la austeridad en las costumbres, la dignificación por medio del trabajo arduo y la acumulación de riqueza como prueba de la protección divina. Esta religiosidad era vivida como una experiencia trascendente, pues las primeras corrientes migratorias que llegaron a Estados Unidos las constituían en su mayoría, familias que huían de las persecuciones religiosas desatadas en Europa.Sin duda esta obra que incluye cuentos norteamericanos clásicos y modernos deleitará al lector y es una obra imprescindible en cualquier biblioteca.Al inicio, como informa el escritor peruano Enrique Congrains, más que una obra escrita con una pretensión literaria, los conquistadores hicieron crónicas y dejaron diversos testimonio como las Cartas de Cristóbal Colón y las Crónicas militares en prosa de Bernal Díaz del Castillo en México y versificadas de Alonso de Ercilla en Chile. Posteriormente hay un primer indicio de literatura hispanoamericana en la obra del peruano Inca Gracilazo de la Vega (1539-1616), autor de los Comentarios reales sobre la vida durante la época de los incas y en los poemas de la mexicana excelsa sor Juana Inés de la Cruz (1651-1595).Fuera de los escritores mencionados, la literatura durante la colonia fue pobre y con pocas obras. Este oscurantismo literario terminó debido a la influencia de dos hechos históricos relevantes: la Revolución francesa y la Independencia de Estados Unidos, que inspiró a la gesta emancipadora de Hispanoamérica. Entonces ocurrió la eclosión literaria con las obras de Andrés Bello en Venezuela (1781-1865), de Domingo Faustino Sarmiento en Argentina (1811-1888) y de José Martí en Cuba (1853-1895).Posteriormente se encuentra un segundo periodo de oscurantismo literario, que sólo tuvo excepciones en literatos regionales como el peruano Ricardo Palma, autor de Tradiciones peruanas, y el argentino José Hernández, autor de Martín Fierro, después de esta segunda etapa surgieron los primeros colosos de las letras hispanoamericanas con el venezolano Rómulo Gallegos y el uruguayo Horacio Quiroga. A ellos les siguieron, en la segunda mitad del siglo XX, la obra de los autores que ahora tienen prestigio no sólo continental sino universal y que la Editorial Servicios Pedagógicos incluye en este volumen.***Cuentos norteamericanos clásicos y modernos ilustrados. Tomo IIINorteamérica, por su tamaño y economía, es la región que más libros publica en el mundo, por ello en este tercer volumen se incluyen los 17 cuentistas más destacados de Norteamérica y sus cuentos más importantes. Es conveniente recordar que desde finales del siglo XVIII, cuando se inició la independencia de la Corona inglesa, los autores estadounidenses han producido una narrativa de notable calidad, digna de una nación que ya proyectaba ser una gran potencia mundial. En lo sustancial, el cuento y la novela norteamericana han sido fieles a dos características entrañablemente ligadas a la conformación del espíritu americano: es estilo de vida pionero y la orientación hacia lo religioso como eje rector de la conducta individual. La primera de estas características provenía de una masa humana europea desheredara hombres libres, visceralmente emprendedores y aventureros que desembarcó en la costa del este y se desplazó hacia el oeste, respondiendo al espíritu pionero y disputando la tierra con los aborígenes.La segunda característica está presente en la cultura estadounidense mediante los valores de la ética puritana, o sea, el individualismo a ultranza, la austeridad en las costumbres, la dignificación por medio del trabajo arduo y la acumulación de riqueza como prueba de la protección divina. Esta religiosidad era vivida como una experiencia trascendente, pues las primeras corrientes migratorias que llegaron a Estados Unidos las constituían en su mayoría, familias que huían de las persecuciones religiosas desatadas en Europa.Sin duda esta obra que incluye cuentos norteamericanos clásicos y modernos deleitará al lector y es una obra imprescindible en cualquier biblioteca.Fuera de los escritores mencionados, la literatura durante la colonia fue pobre y con pocas obras. Este oscurantismo literario terminó debido a la influencia de dos hechos históricos relevantes: la Revolución francesa y la Independencia de Estados Unidos, que inspiró a la gesta emancipadora de Hispanoamérica. Entonces ocurrió la eclosión literaria con las obras de Andrés Bello en Venezuela (1781-1865), de Domingo Faustino Sarmiento en Argentina (1811-1888) y de José Martí en Cuba (1853-1895).Posteriormente se encuentra un segundo periodo de oscurantismo literario, que sólo tuvo excepciones en literatos regionales como el peruano Ricardo Palma, autor de Tradiciones peruanas, y el argentino José Hernández, autor de Martín Fierro, después de esta segunda etapa surgieron los primeros colosos de las letras hispanoamericanas con el venezolano Rómulo Gallegos y el uruguayo Horacio Quiroga. A ellos les siguieron, en la segunda mitad del siglo XX, la obra de los autores que ahora tienen prestigio no sólo continental sino universal y que la Editorial Servicios Pedagógicos incluye en este volumen.***Cuentos norteamericanos clásicos y modernos ilustrados. Tomo IIINorteamérica, por su tamaño y economía, es la región que más libros publica en el mundo, por ello en este tercer volumen se incluyen los 17 cuentistas más destacados de Norteamérica y sus cuentos más importantes. Es conveniente recordar que desde finales del siglo XVIII, cuando se inició la independencia de la Corona inglesa, los autores estadounidenses han producido una narrativa de notable calidad, digna de una nación que ya proyectaba ser una gran potencia mundial. En lo sustancial, el cuento y la novela norteamericana han sido fieles a dos características entrañablemente ligadas a la conformación del espíritu americano: es estilo de vida pionero y la orientación hacia lo religioso como eje rector de la conducta individual. La primera de estas características provenía de una masa humana europea desheredara hombres libres, visceralmente emprendedores y aventureros que desembarcó en la costa del este y se desplazó hacia el oeste, respondiendo al espíritu pionero y disputando la tierra con los aborígenes.La segunda característica está presente en la cultura estadounidense mediante los valores de la ética puritana, o sea, el individualismo a ultranza, la austeridad en las costumbres, la dignificación por medio del trabajo arduo y la acumulación de riqueza como prueba de la protección divina. Esta religiosidad era vivida como una experiencia trascendente, pues las primeras corrientes migratorias que llegaron a Estados Unidos las constituían en su mayoría, familias que huían de las persecuciones religiosas desatadas en Europa.Sin duda esta obra que incluye cuentos norteamericanos clásicos y modernos deleitará al lector y es una obra imprescindible en cualquier biblioteca.Posteriormente se encuentra un segundo periodo de oscurantismo literario, que sólo tuvo excepciones en literatos regionales como el peruano Ricardo Palma, autor de Tradiciones peruanas, y el argentino José Hernández, autor de Martín Fierro, después de esta segunda etapa surgieron los primeros colosos de las letras hispanoamericanas con el venezolano Rómulo Gallegos y el uruguayo Horacio Quiroga. A ellos les siguieron, en la segunda mitad del siglo XX, la obra de los autores que ahora tienen prestigio no sólo continental sino universal y que la Editorial Servicios Pedagógicos incluye en este volumen.***Cuentos norteamericanos clásicos y modernos ilustrados. Tomo IIINorteamérica, por su tamaño y economía, es la región que más libros publica en el mundo, por ello en este tercer volumen se incluyen los 17 cuentistas más destacados de Norteamérica y sus cuentos más importantes. Es conveniente recordar que desde finales del siglo XVIII, cuando se inició la independencia de la Corona inglesa, los autores estadounidenses han producido una narrativa de notable calidad, digna de una nación que ya proyectaba ser una gran potencia mundial. En lo sustancial, el cuento y la novela norteamericana han sido fieles a dos características entrañablemente ligadas a la conformación del espíritu americano: es estilo de vida pionero y la orientación hacia lo religioso como eje rector de la conducta individual. La primera de estas características provenía de una masa humana europea desheredara hombres libres, visceralmente emprendedores y aventureros que desembarcó en la costa del este y se desplazó hacia el oeste, respondiendo al espíritu pionero y disputando la tierra con los aborígenes.La segunda característica está presente en la cultura estadounidense mediante los valores de la ética puritana, o sea, el individualismo a ultranza, la austeridad en las costumbres, la dignificación por medio del trabajo arduo y la acumulación de riqueza como prueba de la protección divina. Esta religiosidad era vivida como una experiencia trascendente, pues las primeras corrientes migratorias que llegaron a Estados Unidos las constituían en su mayoría, familias que huían de las persecuciones religiosas desatadas en Europa.Sin duda esta obra que incluye cuentos norteamericanos clásicos y modernos deleitará al lector y es una obra imprescindible en cualquier biblioteca.***Cuentos norteamericanos clásicos y modernos ilustrados. Tomo IIINorteamérica, por su tamaño y economía, es la región que más libros publica en el mundo, por ello en este tercer volumen se incluyen los 17 cuentistas más destacados de Norteamérica y sus cuentos más importantes. Es conveniente recordar que desde finales del siglo XVIII, cuando se inició la independencia de la Corona inglesa, los autores estadounidenses han producido una narrativa de notable calidad, digna de una nación que ya proyectaba ser una gran potencia mundial. En lo sustancial, el cuento y la novela norteamericana han sido fieles a dos características entrañablemente ligadas a la conformación del espíritu americano: es estilo de vida pionero y la orientación hacia lo religioso como eje rector de la conducta individual. La primera de estas características provenía de una masa humana europea desheredara hombres libres, visceralmente emprendedores y aventureros que desembarcó en la costa del este y se desplazó hacia el oeste, respondiendo al espíritu pionero y disputando la tierra con los aborígenes.La segunda característica está presente en la cultura estadounidense mediante los valores de la ética puritana, o sea, el individualismo a ultranza, la austeridad en las costumbres, la dignificación por medio del trabajo arduo y la acumulación de riqueza como prueba de la protección divina. Esta religiosidad era vivida como una experiencia trascendente, pues las primeras corrientes migratorias que llegaron a Estados Unidos las constituían en su mayoría, familias que huían de las persecuciones religiosas desatadas en Europa.Sin duda esta obra que incluye cuentos norteamericanos clásicos y modernos deleitará al lector y es una obra imprescindible en cualquier biblioteca.Cuentos norteamericanos clásicos y modernos ilustrados. Tomo IIINorteamérica, por su tamaño y economía, es la región que más libros publica en el mundo, por ello en este tercer volumen se incluyen los 17 cuentistas más destacados de Norteamérica y sus cuentos más importantes. Es conveniente recordar que desde finales del siglo XVIII, cuando se inició la independencia de la Corona inglesa, los autores estadounidenses han producido una narrativa de notable calidad, digna de una nación que ya proyectaba ser una gran potencia mundial. En lo sustancial, el cuento y la novela norteamericana han sido fieles a dos características entrañablemente ligadas a la conformación del espíritu americano: es estilo de vida pionero y la orientación hacia lo religioso como eje rector de la conducta individual. La primera de estas características provenía de una masa humana europea desheredara hombres libres, visceralmente emprendedores y aventureros que desembarcó en la costa del este y se desplazó hacia el oeste, respondiendo al espíritu pionero y disputando la tierra con los aborígenes.La segunda característica está presente en la cultura estadounidense mediante los valores de la ética puritana, o sea, el individualismo a ultranza, la austeridad en las costumbres, la dignificación por medio del trabajo arduo y la acumulación de riqueza como prueba de la protección divina. Esta religiosidad era vivida como una experiencia trascendente, pues las primeras corrientes migratorias que llegaron a Estados Unidos las constituían en su mayoría, familias que huían de las persecuciones religiosas desatadas en Europa.Sin duda esta obra que incluye cuentos norteamericanos clásicos y modernos deleitará al lector y es una obra imprescindible en cualquier biblioteca.Norteamérica, por su tamaño y economía, es la región que más libros publica en el mundo, por ello en este tercer volumen se incluyen los 17 cuentistas más destacados de Norteamérica y sus cuentos más importantes. Es conveniente recordar que desde finales del siglo XVIII, cuando se inició la independencia de la Corona inglesa, los autores estadounidenses han producido una narrativa de notable calidad, digna de una nación que ya proyectaba ser una gran potencia mundial. En lo sustancial, el cuento y la novela norteamericana han sido fieles a dos características entrañablemente ligadas a la conformación del espíritu americano: es estilo de vida pionero y la orientación hacia lo religioso como eje rector de la conducta individual. La primera de estas características provenía de una masa humana europea desheredara hombres libres, visceralmente emprendedores y aventureros que desembarcó en la costa del este y se desplazó hacia el oeste, respondiendo al espíritu pionero y disputando la tierra con los aborígenes.La segunda característica está presente en la cultura estadounidense mediante los valores de la ética puritana, o sea, el individualismo a ultranza, la austeridad en las costumbres, la dignificación por medio del trabajo arduo y la acumulación de riqueza como prueba de la protección divina. Esta religiosidad era vivida como una experiencia trascendente, pues las primeras corrientes migratorias que llegaron a Estados Unidos las constituían en su mayoría, familias que huían de las persecuciones religiosas desatadas en Europa.Sin duda esta obra que incluye cuentos norteamericanos clásicos y modernos deleitará al lector y es una obra imprescindible en cualquier biblioteca.La segunda característica está presente en la cultura estadounidense mediante los valores de la ética puritana, o sea, el individualismo a ultranza, la austeridad en las costumbres, la dignificación por medio del trabajo arduo y la acumulación de riqueza como prueba de la protección divina. Esta religiosidad era vivida como una experiencia trascendente, pues las primeras corrientes migratorias que llegaron a Estados Unidos las constituían en su mayoría, familias que huían de las persecuciones religiosas desatadas en Europa.Sin duda esta obra que incluye cuentos norteamericanos clásicos y modernos deleitará al lector y es una obra imprescindible en cualquier biblioteca.Sin duda esta obra que incluye cuentos norteamericanos clásicos y modernos deleitará al lector y es una obra imprescindible en cualquier biblioteca.***Cuentos europeos modernos y contemporáneos ilustrados. Tomo IVLa historia de la literatura europea tiene especial importancia porque en Europa surgieron las bases literarias que inspiraron a los escritores de otras partes del mundo y en especial a los del continente americano, dada la influencia de los pioneros españoles, portugueses, ingleses, franceses y holandeses, que fue muy notoria en los países.Sin duda la literatura europea sobresale ampliamente, pues tiene su origen en una gran diversidad de pueblos con diferentes razas, lenguas, costumbres y creencias religiosas que influyeron en sus destacados escritores para ofrecer al lector una variada gama de cuentos y novelas cortas que desbordan en imaginación, narrativa y variedad temática.En esta obra se ha hecho una cuidadosa selección de talentosos escritores europeos, alguno de ellos Premio Nobel de literatura, que han enriquecido el panorama literario universal y que dan testimonio de la más importante narrativa literaria que seguramente el lector disfrutará enormemente.No se trata de las obras monumentales que prestigian a Inglaterra, Italia, Francia, España y Alemania a través de los siglos, sino de la versión literaria que entretiene y aconseja con moralejas, que dan validez de prueba a la leyenda y que se quisiera, precisamente porque se trata de un cuento o novela corta.Cuentos europeos modernos y contemporáneos ilustrados. Tomo IVLa historia de la literatura europea tiene especial importancia porque en Europa surgieron las bases literarias que inspiraron a los escritores de otras partes del mundo y en especial a los del continente americano, dada la influencia de los pioneros españoles, portugueses, ingleses, franceses y holandeses, que fue muy notoria en los países.Sin duda la literatura europea sobresale ampliamente, pues tiene su origen en una gran diversidad de pueblos con diferentes razas, lenguas, costumbres y creencias religiosas que influyeron en sus destacados escritores para ofrecer al lector una variada gama de cuentos y novelas cortas que desbordan en imaginación, narrativa y variedad temática.En esta obra se ha hecho una cuidadosa selección de talentosos escritores europeos, alguno de ellos Premio Nobel de literatura, que han enriquecido el panorama literario universal y que dan testimonio de la más importante narrativa literaria que seguramente el lector disfrutará enormemente.No se trata de las obras monumentales que prestigian a Inglaterra, Italia, Francia, España y Alemania a través de los siglos, sino de la versión literaria que entretiene y aconseja con moralejas, que dan validez de prueba a la leyenda y que se quisiera, precisamente porque se trata de un cuento o novela corta.La historia de la literatura europea tiene especial importancia porque en Europa surgieron las bases literarias que inspiraron a los escritores de otras partes del mundo y en especial a los del continente americano, dada la influencia de los pioneros españoles, portugueses, ingleses, franceses y holandeses, que fue muy notoria en los países.Sin duda la literatura europea sobresale ampliamente, pues tiene su origen en una gran diversidad de pueblos con diferentes razas, lenguas, costumbres y creencias religiosas que influyeron en sus destacados escritores para ofrecer al lector una variada gama de cuentos y novelas cortas que desbordan en imaginación, narrativa y variedad temática.En esta obra se ha hecho una cuidadosa selección de talentosos escritores europeos, alguno de ellos Premio Nobel de literatura, que han enriquecido el panorama literario universal y que dan testimonio de la más importante narrativa literaria que seguramente el lector disfrutará enormemente.No se trata de las obras monumentales que prestigian a Inglaterra, Italia, Francia, España y Alemania a través de los siglos, sino de la versión literaria que entretiene y aconseja con moralejas, que dan validez de prueba a la leyenda y que se quisiera, precisamente porque se trata de un cuento o novela corta.Sin duda la literatura europea sobresale ampliamente, pues tiene su origen en una gran diversidad de pueblos con diferentes razas, lenguas, costumbres y creencias religiosas que influyeron en sus destacados escritores para ofrecer al lector una variada gama de cuentos y novelas cortas que desbordan en imaginación, narrativa y variedad temática.En esta obra se ha hecho una cuidadosa selección de talentosos escritores europeos, alguno de ellos Premio Nobel de literatura, que han enriquecido el panorama literario universal y que dan testimonio de la más importante narrativa literaria que seguramente el lector disfrutará enormemente.No se trata de las obras monumentales que prestigian a Inglaterra, Italia, Francia, España y Alemania a través de los siglos, sino de la versión literaria que entretiene y aconseja con moralejas, que dan validez de prueba a la leyenda y que se quisiera, precisamente porque se trata de un cuento o novela corta.En esta obra se ha hecho una cuidadosa selección de talentosos escritores europeos, alguno de ellos Premio Nobel de literatura, que han enriquecido el panorama literario universal y que dan testimonio de la más importante narrativa literaria que seguramente el lector disfrutará enormemente.No se trata de las obras monumentales que prestigian a Inglaterra, Italia, Francia, España y Alemania a través de los siglos, sino de la versión literaria que entretiene y aconseja con moralejas, que dan validez de prueba a la leyenda y que se quisiera, precisamente porque se trata de un cuento o novela corta.No se trata de las obras monumentales que prestigian a Inglaterra, Italia, Francia, España y Alemania a través de los siglos, sino de la versión literaria que entretiene y aconseja con moralejas, que dan validez de prueba a la leyenda y que se quisiera, precisamente porque se trata de un cuento o novela corta.***Cuentos rusos clásicos ilustrados. Tomo VConsecuentes con el deseo y el ánimo de acercar la magistral narrativa clásica rusa a nuestros lectores, en este volumen publicamos 10 cuentos y novelas cortas de ocho magníficos escritores clásicos.La historia rusa es la de un pueblo agricultor de raza eslava que habita en las vastas tierras frías situadas en el extremo noreste de Europa. Su apartada ubicación no ha impedido las incursiones en su territorio de guerreros normandos, vikingos, suecos, finlandeses, polacos, lituanos, prusianos, germanos, franceses, griegos ortodoxos, bárbaros otomanos y desde el este la actual Manchuria una vasta invasión de confederaciones de pueblos pastores, cuyo principal caudillo fue legendario tártaro Genghis Khan.Para unos, Rusia era tierra de paso y de saqueo, en tanto que para otros representaba una tierra de colonización. Frente a cualquiera de estos dos destinos aciagos, el pueblo eslavo ruso erigió como principal fortaleza su voluntad de preservar su independencia, para lo cual se escudaba en lo rigurosos del clima de las estepas septentrionales.Cuando una capital era destruida, conquistada o entraba en decadencia, se le sustituía por otra, como sucedió con Kiev, Novgorod, Moscú y San Petersburgo; cuando frente a reyes, emperadores y khanes extranjeros fue necesario oponer los propios, se estableció la dinastía de los Rurik y después la de los Romanov; cuando fue conveniente amalgamar a los pueblos rusos con una sola identidad religiosa, se adoptó la fe cristiana-ortodoxa; cuando resultó imperioso iniciar un proceso de modernización y occidentalización, se contrató lo mejor del talento europeo para que sembrase su simiente en la corte y en las academias rusas y, recientemente, adoptando el sistema capitalista en espera de que haga crecer su economía, deprimida por décadas de totalitarismo comunista.Entre ese conjunto de influencias benéficas debemos resaltar el hecho de que, al adoptar la religión ortodoxa griega procedente del imperio romano de Oriente, cuya capital era Constantinopla, fue inevitable, como consecuencia del adoctrinamiento, importar, enseñar y difundir el arte de la escritura y de la lectura. Esa necesidad de europeizarse o de impulsar el proceso civilizador, primero por medio de la religión y después mediante la técnica, la ciencia y la economía, constituye el remoto origen de la literatura rusa.Consecuentes con el deseo y el ánimo de acercar la magistral narrativa clásica rusa a nuestros lectores, en este volumen publicamos 10 cuentos y novelas cortas de ocho magníficos escritores clásicos.La historia rusa es la de un pueblo agricultor de raza eslava que habita en las vastas tierras frías situadas en el extremo noreste de Europa. Su apartada ubicación no ha impedido las incursiones en su territorio de guerreros normandos, vikingos, suecos, finlandeses, polacos, lituanos, prusianos, germanos, franceses, griegos ortodoxos, bárbaros otomanos y desde el este la actual Manchuria una vasta invasión de confederaciones de pueblos pastores, cuyo principal caudillo fue legendario tártaro Genghis Khan.Para unos, Rusia era tierra de paso y de saqueo, en tanto que para otros representaba una tierra de colonización. Frente a cualquiera de estos dos destinos aciagos, el pueblo eslavo ruso erigió como principal fortaleza su voluntad de preservar su independencia, para lo cual se escudaba en lo rigurosos del clima de las estepas septentrionales.Cuando una capital era destruida, conquistada o entraba en decadencia, se le sustituía por otra, como sucedió con Kiev, Novgorod, Moscú y San Petersburgo; cuando frente a reyes, emperadores y khanes extranjeros fue necesario oponer los propios, se estableció la dinastía de los Rurik y después la de los Romanov; cuando fue conveniente amalgamar a los pueblos rusos con una sola identidad religiosa, se adoptó la fe cristiana-ortodoxa; cuando resultó imperioso iniciar un proceso de modernización y occidentalización, se contrató lo mejor del talento europeo para que sembrase su simiente en la corte y en las academias rusas y, recientemente, adoptando el sistema capitalista en espera de que haga crecer su economía, deprimida por décadas de totalitarismo comunista.Entre ese conjunto de influencias benéficas debemos resaltar el hecho de que, al adoptar la religión ortodoxa griega procedente del imperio romano de Oriente, cuya capital era Constantinopla, fue inevitable, como consecuencia del adoctrinamiento, importar, enseñar y difundir el arte de la escritura y de la lectura. Esa necesidad de europeizarse o de impulsar el proceso civilizador, primero por medio de la religión y después mediante la técnica, la ciencia y la economía, constituye el remoto origen de la literatura rusa.La historia rusa es la de un pueblo agricultor de raza eslava que habita en las vastas tierras frías situadas en el extremo noreste de Europa. Su apartada ubicación no ha impedido las incursiones en su territorio de guerreros normandos, vikingos, suecos, finlandeses, polacos, lituanos, prusianos, germanos, franceses, griegos ortodoxos, bárbaros otomanos y desde el este la actual Manchuria una vasta invasión de confederaciones de pueblos pastores, cuyo principal caudillo fue legendario tártaro Genghis Khan.Para unos, Rusia era tierra de paso y de saqueo, en tanto que para otros representaba una tierra de colonización. Frente a cualquiera de estos dos destinos aciagos, el pueblo eslavo ruso erigió como principal fortaleza su voluntad de preservar su independencia, para lo cual se escudaba en lo rigurosos del clima de las estepas septentrionales.Cuando una capital era destruida, conquistada o entraba en decadencia, se le sustituía por otra, como sucedió con Kiev, Novgorod, Moscú y San Petersburgo; cuando frente a reyes, emperadores y khanes extranjeros fue necesario oponer los propios, se estableció la dinastía de los Rurik y después la de los Romanov; cuando fue conveniente amalgamar a los pueblos rusos con una sola identidad religiosa, se adoptó la fe cristiana-ortodoxa; cuando resultó imperioso iniciar un proceso de modernización y occidentalización, se contrató lo mejor del talento europeo para que sembrase su simiente en la corte y en las academias rusas y, recientemente, adoptando el sistema capitalista en espera de que haga crecer su economía, deprimida por décadas de totalitarismo comunista.Entre ese conjunto de influencias benéficas debemos resaltar el hecho de que, al adoptar la religión ortodoxa griega procedente del imperio romano de Oriente, cuya capital era Constantinopla, fue inevitable, como consecuencia del adoctrinamiento, importar, enseñar y difundir el arte de la escritura y de la lectura. Esa necesidad de europeizarse o de impulsar el proceso civilizador, primero por medio de la religión y después mediante la técnica, la ciencia y la economía, constituye el remoto origen de la literatura rusa.Para unos, Rusia era tierra de paso y de saqueo, en tanto que para otros representaba una tierra de colonización. Frente a cualquiera de estos dos destinos aciagos, el pueblo eslavo ruso erigió como principal fortaleza su voluntad de preservar su independencia, para lo cual se escudaba en lo rigurosos del clima de las estepas septentrionales.Cuando una capital era destruida, conquistada o entraba en decadencia, se le sustituía por otra, como sucedió con Kiev, Novgorod, Moscú y San Petersburgo; cuando frente a reyes, emperadores y khanes extranjeros fue necesario oponer los propios, se estableció la dinastía de los Rurik y después la de los Romanov; cuando fue conveniente amalgamar a los pueblos rusos con una sola identidad religiosa, se adoptó la fe cristiana-ortodoxa; cuando resultó imperioso iniciar un proceso de modernización y occidentalización, se contrató lo mejor del talento europeo para que sembrase su simiente en la corte y en las academias rusas y, recientemente, adoptando el sistema capitalista en espera de que haga crecer su economía, deprimida por décadas de totalitarismo comunista.Entre ese conjunto de influencias benéficas debemos resaltar el hecho de que, al adoptar la religión ortodoxa griega procedente del imperio romano de Oriente, cuya capital era Constantinopla, fue inevitable, como consecuencia del adoctrinamiento, importar, enseñar y difundir el arte de la escritura y de la lectura. Esa necesidad de europeizarse o de impulsar el proceso civilizador, primero por medio de la religión y después mediante la técnica, la ciencia y la economía, constituye el remoto origen de la literatura rusa.Cuando una capital era destruida, conquistada o entraba en decadencia, se le sustituía por otra, como sucedió con Kiev, Novgorod, Moscú y San Petersburgo; cuando frente a reyes, emperadores y khanes extranjeros fue necesario oponer los propios, se estableció la dinastía de los Rurik y después la de los Romanov; cuando fue conveniente amalgamar a los pueblos rusos con una sola identidad religiosa, se adoptó la fe cristiana-ortodoxa; cuando resultó imperioso iniciar un proceso de modernización y occidentalización, se contrató lo mejor del talento europeo para que sembrase su simiente en la corte y en las academias rusas y, recientemente, adoptando el sistema capitalista en espera de que haga crecer su economía, deprimida por décadas de totalitarismo comunista.Entre ese conjunto de influencias benéficas debemos resaltar el hecho de que, al adoptar la religión ortodoxa griega procedente del imperio romano de Oriente, cuya capital era Constantinopla, fue inevitable, como consecuencia del adoctrinamiento, importar, enseñar y difundir el arte de la escritura y de la lectura. Esa necesidad de europeizarse o de impulsar el proceso civilizador, primero por medio de la religión y después mediante la técnica, la ciencia y la economía, constituye el remoto origen de la literatura rusa.Entre ese conjunto de influencias benéficas debemos resaltar el hecho de que, al adoptar la religión ortodoxa griega procedente del imperio romano de Oriente, cuya capital era Constantinopla, fue inevitable, como consecuencia del adoctrinamiento, importar, enseñar y difundir el arte de la escritura y de la lectura. Esa necesidad de europeizarse o de impulsar el proceso civilizador, primero por medio de la religión y después mediante la técnica, la ciencia y la economía, constituye el remoto origen de la literatura rusa.

    Atributos LU

    AutorVarios
    Tabla de Contenido

    Tomo I

    Presentación de la colección grande escritores de la literatura universal

    Presentación de la obra

    Anuncio
    Corrido
    El rinoceronte
    La vida privada
    Juan José Arreola

    Cubilete
    Emilio Carballido

    Cuarta vigilia
    Amparo Dávila

    La botica
    Juan de la Cabada

    La historia de Mariquita
    Guadalupe Dueñas

    La línea de la vida
    Carlos Fuentes

    La voz
    Gastón García Cantú

    Los invitados de piedra
    Jorge López Páez

    Cruenta alegría, cenzontle
    Tomás Mojarro

    La luna decapitada
    José Emilio Pacheco

    El encuentro
    José Revueltas

    Coyote 13
    Arturo Souto Alabarce

    La muerte tiene permiso
    Edmundo Valadés

    La calle es aún nuestra
    Carlos Valdés

    Isolda o la muerte
    Agustín Yánez

    No se asombre, sargento
    Eraclio Zepeda

    ***

    Tomo II

    Presentación de la colección grandes escritores de la literatura universal

    Presentación de la obra

    La madre
    Ciro Alegría

    Ocelotle 33
    Miguel Ángel Asturias

    Corazonada
    Mario Benedetti

    El muerto
    Las ruinas circulares
    Jorge Luis Borges

    Maravilla
    Juan Bosch

    Los fugitivos
    Viaje a la semilla
    Alejo Carpentier


    El pozo
    Augusto Céspedes

    Los funerales de la mamá grande
    Gabriel García Márquez


    Los diez “viejitos” de pastor
    Carmen Lyra

    Dos vueltas de llave y un arcángel
    René Marqués

    La excavación
    Augusto Roa Bastos

    El delincuente
    Manuel Rojas

    Talpa
    Juan Rulfo

    Lalú
    José María Sánchez

    El conuco del tío conejo
    El venado
    Arturo Uslar-Pietri

    Luto eterno
    Pedro Jorge Vera

    ***

    Tomo III

    Presentación de la colección grandes escritores de la literatura universal

    Presentación de la obra

    Quisiera saber por qué
    Sherwood Anderson

    Buscando a Mr. Green
    Saul Bellow

    Un suceso en el Puente del riachuelo del búho
    Ambrose Bierce

    Miriam
    Truman Capote

    El bote de remos
    Stephen Crane


    Una rosa para Emily
    William Faulkner

    Regreso a Babilonia
    Francis Scout Fitzgerald

    La suerte de roaring Camp
    Bret Harte Francis

    El entierro de Roger Malvin
    Nathaniel Hawthorne

    Los asesinos
    Ernest Hemingway

    Washington Irving
    Rip Van Winkle

    Preparar un fuego
    Jack London

    Dilema doméstico
    Carson McCullers

    El gato negro
    Edgar Allan Poe

    Luzina se toma unas vacaciones
    Gabrielle Roy


    La célebre rana saltadora del distrito de Calaveras
    Mark Twain


    Los caimanes
    John Updike

    ***

    Tomo IV

    Presentación de la colección grandes escritores de la literatura universal

    Presentación de la obra

    El círculo de tiza
    Bertolt Brecha

    Nana Bouilloux
    Gabrielle Sidonie Colette

    El relato del grumete
    Isak Dinesen

    El procurador de Judea
    Anatole France

    El joven Arquímedes
    Aldous Huxley

    El grabado al aguatinta
    Montague Rhodes James


    El viejo jefe Mshlanga
    Doris Lessing


    Sentado en el estribo
    José Martínez Ruiz (Azorín)

    El señor Sabelotodo
    William Somerset Maugham

    Hautot y su hijo
    Guy de Maupassant

    Maternidad
    Lilika Nakos

    Mi complejo de Edipo
    Frank O`Connor

    La cruz negra
    Emilia Pardo Bazán

    José Matías
    José María Eça de Queiroz

    Sospecha
    Dorothy L. Sayers

    Soledad
    Miguel de Unamuno

    El hombre que obraba milagros
    Herbert George Wells

    ***

    Tomo V


    Presentación de la colección grandes escritores de la literatura universal

    Presentación de la obra

    El enmascarado
    Vanka
    Antón P. Chéjov

    Una noche desdichada
    Fiador Mijálovich Dostoievski

    La nariz
    Nikolái Vasilievich Gógol

    Bela
    Mijaíl Yúrievich Lérmontov

    El pensador solitario
    Nikolai Semiónovich Leskov

    El disparo
    Alexandr Serguéivich Pushkin

    Una jornada terrible
    Konstantin M. Staniukovich

    Dios ve la verdad, pero espera
    El cirio
    Liev Nikoláievich Tolstói

    TipoLibro
    ISXN9685590001
    Año de Edición2002
    Núm. Páginas960
    Peso (Físico)2490
    Tamaño (Físico)17.5 x 24 cm
    TítuloColección grandes escritores de la literatura universal. V Tomos

    Títulos Similares