ENVÍO GRATIS a toda Colombia con compras superiores a $ 79.000 (*)
Temas VariosLibros ImpresosEl gobierno de las palabras Política para tiempos de confusión

SINOPSIS:

En la Roma clásica, a los esclavos se les llamaba ; en la Alemania nazi, los judíos eran ; en las barriadas pobres de Colombia, los niños de la calle son desechables. Nombres que excluyen e impiden que la polis sea diálogo. Cuando hoy el objetivo es ser cliente, ¿dónde queda la políticaEl capitalismo pelea recurrentemente sus crisis, al tiempo que muestra un abanico de respuesta cada vez más limitado. El Estado moderno intenta resistir los embates de soluciones más exitosas que lo desbordan territorialmente por arriba y por abajo. El pensamiento moderno, agotado en el esfuerzo de cabalgar sobre la idea de progreso, renuncia al combate y cede las soluciones racionales a supercherías, sectarismos religiosos, remedos de espiritualismo de consumo rápido y libros de autoayuda. Época de transición y confusión. ¿Puede brindar ayuda la reinvención de la políticaEl lenguaje es una herencia poderosa que habla, Biendecir es dialogar; maldecir, monologar. Recuperar la política es desterrar los monólogos y regresar a diálogos que den sentido a la vida. Despensar los nombres de la política democracia y gobernabilidad, desarrollo y modernización, consenso y gobernanza para luego repensarlos al servicio de un nuevo sentido común a la búsqueda de soluciones atrevidamente humanas.instrumenti vocali; en la Alemania nazi, los judíos eran ; en las barriadas pobres de Colombia, los niños de la calle son desechables. Nombres que excluyen e impiden que la polis sea diálogo. Cuando hoy el objetivo es ser cliente, ¿dónde queda la políticaEl capitalismo pelea recurrentemente sus crisis, al tiempo que muestra un abanico de respuesta cada vez más limitado. El Estado moderno intenta resistir los embates de soluciones más exitosas que lo desbordan territorialmente por arriba y por abajo. El pensamiento moderno, agotado en el esfuerzo de cabalgar sobre la idea de progreso, renuncia al combate y cede las soluciones racionales a supercherías, sectarismos religiosos, remedos de espiritualismo de consumo rápido y libros de autoayuda. Época de transición y confusión. ¿Puede brindar ayuda la reinvención de la políticaEl lenguaje es una herencia poderosa que habla, Biendecir es dialogar; maldecir, monologar. Recuperar la política es desterrar los monólogos y regresar a diálogos que den sentido a la vida. Despensar los nombres de la política democracia y gobernabilidad, desarrollo y modernización, consenso y gobernanza para luego repensarlos al servicio de un nuevo sentido común a la búsqueda de soluciones atrevidamente humanas.unmenschen; en las barriadas pobres de Colombia, los niños de la calle son desechables. Nombres que excluyen e impiden que la polis sea diálogo. Cuando hoy el objetivo es ser cliente, ¿dónde queda la políticaEl capitalismo pelea recurrentemente sus crisis, al tiempo que muestra un abanico de respuesta cada vez más limitado. El Estado moderno intenta resistir los embates de soluciones más exitosas que lo desbordan territorialmente por arriba y por abajo. El pensamiento moderno, agotado en el esfuerzo de cabalgar sobre la idea de progreso, renuncia al combate y cede las soluciones racionales a supercherías, sectarismos religiosos, remedos de espiritualismo de consumo rápido y libros de autoayuda. Época de transición y confusión. ¿Puede brindar ayuda la reinvención de la políticaEl lenguaje es una herencia poderosa que habla, Biendecir es dialogar; maldecir, monologar. Recuperar la política es desterrar los monólogos y regresar a diálogos que den sentido a la vida. Despensar los nombres de la política democracia y gobernabilidad, desarrollo y modernización, consenso y gobernanza para luego repensarlos al servicio de un nuevo sentido común a la búsqueda de soluciones atrevidamente humanas.El capitalismo pelea recurrentemente sus crisis, al tiempo que muestra un abanico de respuesta cada vez más limitado. El Estado moderno intenta resistir los embates de soluciones más exitosas que lo desbordan territorialmente por arriba y por abajo. El pensamiento moderno, agotado en el esfuerzo de cabalgar sobre la idea de progreso, renuncia al combate y cede las soluciones racionales a supercherías, sectarismos religiosos, remedos de espiritualismo de consumo rápido y libros de autoayuda. Época de transición y confusión. ¿Puede brindar ayuda la reinvención de la políticaEl lenguaje es una herencia poderosa que habla, Biendecir es dialogar; maldecir, monologar. Recuperar la política es desterrar los monólogos y regresar a diálogos que den sentido a la vida. Despensar los nombres de la política democracia y gobernabilidad, desarrollo y modernización, consenso y gobernanza para luego repensarlos al servicio de un nuevo sentido común a la búsqueda de soluciones atrevidamente humanas.El lenguaje es una herencia poderosa que habla, Biendecir es dialogar; maldecir, monologar. Recuperar la política es desterrar los monólogos y regresar a diálogos que den sentido a la vida. Despensar los nombres de la política democracia y gobernabilidad, desarrollo y modernización, consenso y gobernanza para luego repensarlos al servicio de un nuevo sentido común a la búsqueda de soluciones atrevidamente humanas.

Características:

Atributos LU
Año de Edición
2009
Descatalogado
NO
Tipo
Libro
Autor
Juan Carlos Monedero
ISXN
9788437506319
Idioma
Español
Núm. Páginas
289
Peso (Físico)
540
Tamaño (Físico)
16.5 x 23
Título
El gobierno de las palabras. Política para tiempos de confusión
Libros Impresos 3x2
IMPRESOS iguales o mayores a $80,000
Botón empaque navideño
ISBN: 9788437506319
Referencia: 28951

Libro Impreso
Fondo de Cultura Económica
Cargando comentarios…
$ 94.000 COP