Escoge la categoría

El rey ha muerto: ¡que viva el rey! De narcotraficantes, presidentes, políticos, militares, pontífices y otros que detentan el poder

  • Autor:

  • Editores:

  • Editorial:

  • Año de Edición:

  • Idioma:

  • Nº Páginas:

  • ISBN:

  • Formato:
    Comparte

    Por: $59.000,00ou X de


    Comprar
    6_9789589965122_frac
    El rey ha muerto: ¡que viva el rey! De narcotraficantes, presidentes, políticos, militares, pontífices y otros que detentan el poder
    Por: $59.000,00ou
    48x de $1.229,16
    sem juros
    ComprarVendedor Libreria de la U
    203218
    "¿No estaban los gringos fabricando armas todo el tiempo ¿Acaso vivían en guerra No, pero estaban preparados para afrontar cualquier guerra ¿No tenían varios organismos (lo acababa de leer en un artículo de un gringo, Mark Bouden) como la CIA, la NSA (Agencia de Seguridad Nacional), la Centra Spike (espionaje de comunicaciones), DEA, SEAL (el cuerpo élite de la armada gringa) La Fuerza Delta (unidad élite del ejército especializada en operaciones antiterroristas) y no sé cuántos más, para realizar los trabajos sucios fuera de su país, que de otra manera no podrían realizar Una empresa que se considerara seria se tenía que preparar para el futuro y no debía cuestionarse los medios y los métodos a utilizar si la causa era útil. ¿Y no era útil su Empresa que le daba trabajo a miles de personas en el país y fuera del país ¿No era útil su Empresa que era de las más productivas del mundo ¿Acaso la cocaína mataba más rápido que un arma ¿Entonces por qué la fabricación de armas no era prohibida y en cambio la producción de coca sí ¿Cuántas personas morían diariamente por el uso de un arma ¿Y cuántas morían diariamente por consumir marihuana o cocaína La razón era muy simple y obvia, las armas las fabricaban los países desarrollados y no importaba a quién se las vendieran, ni el efecto que produjeran; mientras fueran ellos los fabricantes, siempre sería un negocio legal y lo impondrían como moralmente válido. Había leído en una revista que los gringos producían el 49% de las armas que se fabrican en el mundo. ¿Cómo iban ellos a permitir que un negocio como ése lo declararan ilegal"¿No era útil su Empresa que era de las más productivas del mundo ¿Acaso la cocaína mataba más rápido que un arma ¿Entonces por qué la fabricación de armas no era prohibida y en cambio la producción de coca sí ¿Cuántas personas morían diariamente por el uso de un arma ¿Y cuántas morían diariamente por consumir marihuana o cocaína La razón era muy simple y obvia, las armas las fabricaban los países desarrollados y no importaba a quién se las vendieran, ni el efecto que produjeran; mientras fueran ellos los fabricantes, siempre sería un negocio legal y lo impondrían como moralmente válido. Había leído en una revista que los gringos producían el 49% de las armas que se fabrican en el mundo. ¿Cómo iban ellos a permitir que un negocio como ése lo declararan ilegal"Pablo Escobar GaviriaNota: Esta obra es una ficción basada meticulosamente en hechos reales

    Atributos LU

    TítuloEl rey ha muerto: ¡que viva el rey! De narcotraficantes, presidentes, políticos, militares, pontífices y otros que detentan el poder
    AutorFernando Rodríguez Zárate
    Tabla de ContenidoHa muerto
    El Cabezón
    Wendy
    Para ser alguien se deben tener aspiraciones y trabajar duro
    El tratado de extradición
    Toma del Palacio de Justicia
    Juan Pablo...
    Nace el MAS
    El Banco Ambrosiano
    Las leyes inexorables de la organización

    La Hacienda Nápoles
    Muerte a los políticos vendepatria
    Huyen a Panamá
    Los gringos piden extraditar a Pablo
    Muerte a traidores y apátridas
    Llegó el momento de convertirse en monopolio
    Levanten a Galán

    Por no acatar sus consejos, lo matan
    Se van de difuntos los candidatos de la izquierda
    Se van de cajón los que apoyen la extradición y a los que les toque
    La persecución de los sicarios oficiales
    Si no les dolió el pueblo, a levantar a los oligarcas
    Pablo construye su centro de operaciones
    A los sicarios oficiales se les unen los paramilicos 'Pepes'
    ¿Se va de difunto o de carreta?

    Notas
    TipoLibro
    ISXN9789589965122
    Año de Edición2012
    Núm. Páginas528
    Peso (Físico)790
    Tamaño (Físico)15.5 x 22.5 cm

    Títulos Similares