Escoge la categoría

Empresarios colombianos del Siglo XIX

  • Autor:

  • Editores:

  • Editorial:

  • Año de Edición:

  • Idioma:

  • Nº Páginas:

  • ISBN:

  • Formato:
    Comparte


    152_empresarios_colombianos
    Empresarios colombianos del Siglo XIX
    2883
    Amador Juan Bautista Mainero, Pepe Sierra y Marco A. Restrepo Jaramillo, dueños de grandes fortunas del siglo pasado y de la primera mitad del siglo XX. ¿Empresarios Todos podemos definir uno un interesado en el cobro y la ganancia por medio de la innovación permanente, aumento continuo de la producción e incorporación de procedimientos administrativos sistemáticos. Pero en este libro no hay ningún propósito ideal. Entonces, ¿cómo eran ¿Vulgares monopolistas Si, algunos remataban rentas fiscales, casi todos coleccionaban minas, fincas, bosques ecuatorianos, destartaladas mansiones y lotes en Cartagena-, e intentaron dominar sectores. Pero los empresarios no siempre se comportan así. De vez en cuando fueron amigos del gobierno, pero en general, desconfiaban de la política. Sus creencias variaban: Amador, radical anticlerical; Sierra, regeneracionista encabezada sus libras de cuentas con Regeneración o catástrofe después reyista prominente; Mainero, anticlerical pero italiano: no tomó la nacionalidad colombiana; Marco A. Restrepo despreciaba todos los gobiernos, en especial el de Ecuador, donde hizo fortuna. No todos eran tacaños. Amador, derrochador y parrandero, fundó con unos amigos de Medellín un círculo bohemio. Marco A. Restrepo no fue así: jamás he bailado me desengañé muy temprano. Más tarde le gustó El Quijote. Pepe Sierra no lo soportaba: ¡No más de ese viejo pendejo!, le gritaba a su nieto que le servia de lector. Por el medio en que vivieron les tocó ser versátiles, pero a unos les fue mejor en ciertos negocios. Cada uno tuvo sus negocios de corazón. A Sierra no le gustó el café: Negocio de pobres, decía. ¿Se restringían a Colombia Parece que sí. Restrepo trabajaba en Ecuador pero como paisa. Mainero hizo setenta viajes a Italia pero siguió comprando y comprando a Cartagena. Amador desconfiaba de los capitalistas extranjeros, aunque les pagaba intereses más bajos. De este libro se concluye que el empresario puro es una figura ideal sin vida en el mundo real. Pero todos estos personajes fueron capaces de tomas riesgos y de montar empresas nuevas., aunque desaparecidos ya, dejaron verdaderas empresas. Ahora bien ¿Qué lograron Rodríguez Gacha y Cía. De vez en cuando fueron amigos del gobierno, pero en general, desconfiaban de la política. Sus creencias variaban: Amador, radical anticlerical; Sierra, regeneracionista encabezada sus libras de cuentas con Regeneración o catástrofe después reyista prominente; Mainero, anticlerical pero italiano: no tomó la nacionalidad colombiana; Marco A. Restrepo despreciaba todos los gobiernos, en especial el de Ecuador, donde hizo fortuna. No todos eran tacaños. Amador, derrochador y parrandero, fundó con unos amigos de Medellín un círculo bohemio. Marco A. Restrepo no fue así: jamás he bailado me desengañé muy temprano. Más tarde le gustó El Quijote. Pepe Sierra no lo soportaba: ¡No más de ese viejo pendejo!, le gritaba a su nieto que le servia de lector. Por el medio en que vivieron les tocó ser versátiles, pero a unos les fue mejor en ciertos negocios. Cada uno tuvo sus negocios de corazón. A Sierra no le gustó el café: Negocio de pobres, decía. ¿Se restringían a Colombia Parece que sí. Restrepo trabajaba en Ecuador pero como paisa. Mainero hizo setenta viajes a Italia pero siguió comprando y comprando a Cartagena. Amador desconfiaba de los capitalistas extranjeros, aunque les pagaba intereses más bajos. De este libro se concluye que el empresario puro es una figura ideal sin vida en el mundo real. Pero todos estos personajes fueron capaces de tomas riesgos y de montar empresas nuevas., aunque desaparecidos ya, dejaron verdaderas empresas. Ahora bien ¿Qué lograron Rodríguez Gacha y Cía. No todos eran tacaños. Amador, derrochador y parrandero, fundó con unos amigos de Medellín un círculo bohemio. Marco A. Restrepo no fue así: jamás he bailado me desengañé muy temprano. Más tarde le gustó El Quijote. Pepe Sierra no lo soportaba: ¡No más de ese viejo pendejo!, le gritaba a su nieto que le servia de lector. Por el medio en que vivieron les tocó ser versátiles, pero a unos les fue mejor en ciertos negocios. Cada uno tuvo sus negocios de corazón. A Sierra no le gustó el café: Negocio de pobres, decía. ¿Se restringían a Colombia Parece que sí. Restrepo trabajaba en Ecuador pero como paisa. Mainero hizo setenta viajes a Italia pero siguió comprando y comprando a Cartagena. Amador desconfiaba de los capitalistas extranjeros, aunque les pagaba intereses más bajos. De este libro se concluye que el empresario puro es una figura ideal sin vida en el mundo real. Pero todos estos personajes fueron capaces de tomas riesgos y de montar empresas nuevas., aunque desaparecidos ya, dejaron verdaderas empresas. Ahora bien ¿Qué lograron Rodríguez Gacha y Cía. Por el medio en que vivieron les tocó ser versátiles, pero a unos les fue mejor en ciertos negocios. Cada uno tuvo sus negocios de corazón. A Sierra no le gustó el café: Negocio de pobres, decía. ¿Se restringían a Colombia Parece que sí. Restrepo trabajaba en Ecuador pero como paisa. Mainero hizo setenta viajes a Italia pero siguió comprando y comprando a Cartagena. Amador desconfiaba de los capitalistas extranjeros, aunque les pagaba intereses más bajos. De este libro se concluye que el empresario puro es una figura ideal sin vida en el mundo real. Pero todos estos personajes fueron capaces de tomas riesgos y de montar empresas nuevas., aunque desaparecidos ya, dejaron verdaderas empresas. Ahora bien ¿Qué lograron Rodríguez Gacha y Cía. ¿Se restringían a Colombia Parece que sí. Restrepo trabajaba en Ecuador pero como paisa. Mainero hizo setenta viajes a Italia pero siguió comprando y comprando a Cartagena. Amador desconfiaba de los capitalistas extranjeros, aunque les pagaba intereses más bajos. De este libro se concluye que el empresario puro es una figura ideal sin vida en el mundo real. Pero todos estos personajes fueron capaces de tomas riesgos y de montar empresas nuevas., aunque desaparecidos ya, dejaron verdaderas empresas. Ahora bien ¿Qué lograron Rodríguez Gacha y Cía. De este libro se concluye que el empresario puro es una figura ideal sin vida en el mundo real. Pero todos estos personajes fueron capaces de tomas riesgos y de montar empresas nuevas., aunque desaparecidos ya, dejaron verdaderas empresas. Ahora bien ¿Qué lograron Rodríguez Gacha y Cía. Ahora bien ¿Qué lograron Rodríguez Gacha y Cía. Malcom Deas (Dinero, N.58, Bogotá, marzo 30 de 1998).

    Atributos LU

    TítuloEmpresarios colombianos del Siglo XIX
    AutorLuis Fernando Molina Londoño
    Tabla de ContenidoPrólogo

    Por Marco Palacios

    Introducción


    Capítulo 1

    El burro de oro: Carlos Coriolano Amador


    Capítulo 2

    El viejo Mainero


    Capítulo 3

    Pepe Sierra: Realidad y mito


    Capítulo 4

    El rey de la leña: Marco A. Restrepo Jaramillo


    Bibliografía


    Agradecimientos


    Índice Analítico


    Índice Onomástico


    Índice Toponímico


    Tablas: 15 tablas

    TipoLibro
    ISXN9789586952231
    Año de Edición2006
    Núm. Páginas436
    Peso (Físico)630
    Tamaño (Físico)17 x 23 cm

    Títulos Similares