ENVÍO GRATIS a toda Colombia con compras superiores a $ 79.000 (*)
Temas VariosLibros ImpresosEstudios de psicología de la cultura II Sexo y cultura

SINOPSIS:

La magnífica acogida del primer volumen, especialmente fuera de España, ha servido para acelerar la aparición de esta nueva edición, algunos de cuyos temas habían sido ya preludiados en su antecesor. No se pretende, sin embargo, poner una pica en Flandes al subrayar, una vez más, las múltiples relaciones entre el sexo y la cultura. Ya los artistas de todas las épocas habían aprovechado esta vis creativa de la líbido. No es una coincidencia el que Segismundo Freud publicara diversas monografías sobre esta temática. Como colofón de su obra, la última carta del genial psiquiatra vienés va precisamente dirigida a un poeta, a manera de símbolo de lo que otro psicoanalista, Pfister, llamase Belleza y Verdad del psicoanálisis (Wartheit und Schönheit der Psychoanalisis).Pero la publicación de Sexo y Cultura se había presentado, ya desde la redacción del primer volumen, como una necesidad ineludible. Una necesidad no tanto barruntada intelectual como cordialmente. Porque contra los alaridos de los seudomoralistas, que se rasgan las vestiduras ante lo que ellos llaman erotización de la vida moderna, la realidad exhibe la faz inversa. He aquí una de las tesis más importantes de Sexo y Cultura.Fue Marcuse, junto con otros pioneros de la psicología de la cultura contemporánea, el que puso el dedo en la llaga al hablar de una desublimación represiva. Contra todos los paradigmas que pueda exhibir la conciencia timorata, resulta que hoy la sexualidad ha caído de lleno en el gran talego de la dialéctica de la producción-consumo. Nunca ha estado el hombre sometido a mayores represiones, a una tentativa más brutal de invadir su intimidad que en esta época gloriosa que ha tocado vivir, época en la que, al lado de una democracia puramente ilusoria, campea el más feroz de los totalitarismos. Una época en la que al hombre le ha tocado vivir el sueño de una marioneta que se sintiese libre. No se pretende, sin embargo, poner una pica en Flandes al subrayar, una vez más, las múltiples relaciones entre el sexo y la cultura. Ya los artistas de todas las épocas habían aprovechado esta vis creativa de la líbido. No es una coincidencia el que Segismundo Freud publicara diversas monografías sobre esta temática. Como colofón de su obra, la última carta del genial psiquiatra vienés va precisamente dirigida a un poeta, a manera de símbolo de lo que otro psicoanalista, Pfister, llamase Belleza y Verdad del psicoanálisis (Wartheit und Schönheit der Psychoanalisis).Pero la publicación de Sexo y Cultura se había presentado, ya desde la redacción del primer volumen, como una necesidad ineludible. Una necesidad no tanto barruntada intelectual como cordialmente. Porque contra los alaridos de los seudomoralistas, que se rasgan las vestiduras ante lo que ellos llaman erotización de la vida moderna, la realidad exhibe la faz inversa. He aquí una de las tesis más importantes de Sexo y Cultura.Fue Marcuse, junto con otros pioneros de la psicología de la cultura contemporánea, el que puso el dedo en la llaga al hablar de una desublimación represiva. Contra todos los paradigmas que pueda exhibir la conciencia timorata, resulta que hoy la sexualidad ha caído de lleno en el gran talego de la dialéctica de la producción-consumo. Nunca ha estado el hombre sometido a mayores represiones, a una tentativa más brutal de invadir su intimidad que en esta época gloriosa que ha tocado vivir, época en la que, al lado de una democracia puramente ilusoria, campea el más feroz de los totalitarismos. Una época en la que al hombre le ha tocado vivir el sueño de una marioneta que se sintiese libre. Pero la publicación de Sexo y Cultura se había presentado, ya desde la redacción del primer volumen, como una necesidad ineludible. Una necesidad no tanto barruntada intelectual como cordialmente. Porque contra los alaridos de los seudomoralistas, que se rasgan las vestiduras ante lo que ellos llaman erotización de la vida moderna, la realidad exhibe la faz inversa. He aquí una de las tesis más importantes de Sexo y Cultura.Fue Marcuse, junto con otros pioneros de la psicología de la cultura contemporánea, el que puso el dedo en la llaga al hablar de una desublimación represiva. Contra todos los paradigmas que pueda exhibir la conciencia timorata, resulta que hoy la sexualidad ha caído de lleno en el gran talego de la dialéctica de la producción-consumo. Nunca ha estado el hombre sometido a mayores represiones, a una tentativa más brutal de invadir su intimidad que en esta época gloriosa que ha tocado vivir, época en la que, al lado de una democracia puramente ilusoria, campea el más feroz de los totalitarismos. Una época en la que al hombre le ha tocado vivir el sueño de una marioneta que se sintiese libre. Fue Marcuse, junto con otros pioneros de la psicología de la cultura contemporánea, el que puso el dedo en la llaga al hablar de una desublimación represiva. Contra todos los paradigmas que pueda exhibir la conciencia timorata, resulta que hoy la sexualidad ha caído de lleno en el gran talego de la dialéctica de la producción-consumo. Nunca ha estado el hombre sometido a mayores represiones, a una tentativa más brutal de invadir su intimidad que en esta época gloriosa que ha tocado vivir, época en la que, al lado de una democracia puramente ilusoria, campea el más feroz de los totalitarismos. Una época en la que al hombre le ha tocado vivir el sueño de una marioneta que se sintiese libre.

Características:

Atributos LU
Año de Edición
1971
Descatalogado
SI
Tipo
Libro
Autor
Alfonso Álvarez Villar
ISXN
9999999999181
Idioma
Español
Núm. Páginas
540
Peso (Físico)
990
Tamaño (Físico)
17 x 24.5
Título
Estudios de psicología de la cultura II. Sexo y cultura
Botón empaque navideño
ISBN: 9999999999181
Referencia: 20387

Libro Impreso
Libro descatalogado