Escoge la categoría

La doble cara de la incertidumbre: Dostoievski en el Teatro Libre

  • Autor:

  • Editores:

  • Editorial:

  • Año de Edición:

  • Idioma:

  • Nº Páginas:

  • ISBN:

  • Formato:
    Comparte

    Por: $42.200,00ou X de


    Comprar
    567_la_doble_cara_de_uand
    La doble cara de la incertidumbre: Dostoievski en el Teatro Libre
    Por: $42.200,00ou
    48x de $879,16
    sem juros
    ComprarVendedor Libreria de la U
    35361
    En los apuntes para la composición de los demonios, Dostoievski escribió: Shakespeare es un profeta enviado por Dios para proclamar el misterio del Hombre y del alma humana. Más allá de la contundente afirmación subyace el asunto de si la admiración por el autor inglés se reducía meramente a la que sentía por el hombre de letras o si, además, implicaba una atracción mucho más específica por el dramaturgo y por su oficio. Dostoievski empezó a cultivar una devoción por el magnetismo de la voz que ponía en escena, por decirlo de alguna manera, los grandes asuntos de la literatura universal. Esta afición lo convirtió, a su vez, en un hombre que leía con vehemencia apartes de sus novelas ante auditorios colmados de admiradores, e incluso, en un orador destacado, como se deduce de la impresión que causó en un público privilegiando su discurso pronunciado a los sesenta años en el homenaje a Pushkin.La relación de Dostoievski con el teatro no se limitó a su papel de espectador, porque hay registros de que en su juventud escribió por lo menos tres libretos: María Estuardo, Iankel el judío y Boris Godunov, cuyos originales lamentablemente ya no existe. Pero esos no fueron sus únicos intentos de crear piezas dramáticas. A su amiga, la destacada actriz, Alexandra Kulikova, le expresó en una ocasión Si yo tuviera el más mínimo talento para escribir una comedia, aunque fuera un acto, lo escribiría para usted; y pensando en ella se planteó la posibilidad de adaptar Netochka Nezvanova para la escena. Asimismo, el primer boceto de la alquería de Stepanchikovo y sus vecinos había sido imaginado como una obra de teatro. Es más, ya al final de su vida, el autor estaba considerando la posibilidad de darle forma teatral a un episodio de los hermanos Karamazov, además de haber aiutorizado, en distintas ocasiones, la adaptación de varias de sus obras, siempre anotando algunas sugerencias, como cuando aconsejó al estudiante Mijaíl Fedorov: La escena no es un libro. Por lo tanto, entre más corta, me parece mejor. Nota: contiene imágenes y fotografías a color, impresas en papel esmaltado."Con esta difícil elección, el Teatro Libre de Bogotá va contra la corriente porque está reivindicando una vez más la tradición clásica y moderna de un teatro donde el diálogo denso, sin concesiones a lo espectacular, es lo que prima"Dostoievski empezó a cultivar una devoción por el magnetismo de la voz que ponía en escena, por decirlo de alguna manera, los grandes asuntos de la literatura universal. Esta afición lo convirtió, a su vez, en un hombre que leía con vehemencia apartes de sus novelas ante auditorios colmados de admiradores, e incluso, en un orador destacado, como se deduce de la impresión que causó en un público privilegiando su discurso pronunciado a los sesenta años en el homenaje a Pushkin.La relación de Dostoievski con el teatro no se limitó a su papel de espectador, porque hay registros de que en su juventud escribió por lo menos tres libretos: María Estuardo, Iankel el judío y Boris Godunov, cuyos originales lamentablemente ya no existe. Pero esos no fueron sus únicos intentos de crear piezas dramáticas. A su amiga, la destacada actriz, Alexandra Kulikova, le expresó en una ocasión Si yo tuviera el más mínimo talento para escribir una comedia, aunque fuera un acto, lo escribiría para usted; y pensando en ella se planteó la posibilidad de adaptar Netochka Nezvanova para la escena. Asimismo, el primer boceto de la alquería de Stepanchikovo y sus vecinos había sido imaginado como una obra de teatro. Es más, ya al final de su vida, el autor estaba considerando la posibilidad de darle forma teatral a un episodio de los hermanos Karamazov, además de haber aiutorizado, en distintas ocasiones, la adaptación de varias de sus obras, siempre anotando algunas sugerencias, como cuando aconsejó al estudiante Mijaíl Fedorov: La escena no es un libro. Por lo tanto, entre más corta, me parece mejor. Nota: contiene imágenes y fotografías a color, impresas en papel esmaltado."Con esta difícil elección, el Teatro Libre de Bogotá va contra la corriente porque está reivindicando una vez más la tradición clásica y moderna de un teatro donde el diálogo denso, sin concesiones a lo espectacular, es lo que prima"La relación de Dostoievski con el teatro no se limitó a su papel de espectador, porque hay registros de que en su juventud escribió por lo menos tres libretos: María Estuardo, Iankel el judío y Boris Godunov, cuyos originales lamentablemente ya no existe. Pero esos no fueron sus únicos intentos de crear piezas dramáticas. A su amiga, la destacada actriz, Alexandra Kulikova, le expresó en una ocasión Si yo tuviera el más mínimo talento para escribir una comedia, aunque fuera un acto, lo escribiría para usted; y pensando en ella se planteó la posibilidad de adaptar Netochka Nezvanova para la escena. Asimismo, el primer boceto de la alquería de Stepanchikovo y sus vecinos había sido imaginado como una obra de teatro. Es más, ya al final de su vida, el autor estaba considerando la posibilidad de darle forma teatral a un episodio de los hermanos Karamazov, además de haber aiutorizado, en distintas ocasiones, la adaptación de varias de sus obras, siempre anotando algunas sugerencias, como cuando aconsejó al estudiante Mijaíl Fedorov: La escena no es un libro. Por lo tanto, entre más corta, me parece mejor. Nota: contiene imágenes y fotografías a color, impresas en papel esmaltado."Con esta difícil elección, el Teatro Libre de Bogotá va contra la corriente porque está reivindicando una vez más la tradición clásica y moderna de un teatro donde el diálogo denso, sin concesiones a lo espectacular, es lo que prima"A su amiga, la destacada actriz, Alexandra Kulikova, le expresó en una ocasión Si yo tuviera el más mínimo talento para escribir una comedia, aunque fuera un acto, lo escribiría para usted; y pensando en ella se planteó la posibilidad de adaptar Netochka Nezvanova para la escena. Asimismo, el primer boceto de la alquería de Stepanchikovo y sus vecinos había sido imaginado como una obra de teatro. Es más, ya al final de su vida, el autor estaba considerando la posibilidad de darle forma teatral a un episodio de los hermanos Karamazov, además de haber aiutorizado, en distintas ocasiones, la adaptación de varias de sus obras, siempre anotando algunas sugerencias, como cuando aconsejó al estudiante Mijaíl Fedorov: La escena no es un libro. Por lo tanto, entre más corta, me parece mejor. Nota: contiene imágenes y fotografías a color, impresas en papel esmaltado."Con esta difícil elección, el Teatro Libre de Bogotá va contra la corriente porque está reivindicando una vez más la tradición clásica y moderna de un teatro donde el diálogo denso, sin concesiones a lo espectacular, es lo que prima"Asimismo, el primer boceto de la alquería de Stepanchikovo y sus vecinos había sido imaginado como una obra de teatro. Es más, ya al final de su vida, el autor estaba considerando la posibilidad de darle forma teatral a un episodio de los hermanos Karamazov, además de haber aiutorizado, en distintas ocasiones, la adaptación de varias de sus obras, siempre anotando algunas sugerencias, como cuando aconsejó al estudiante Mijaíl Fedorov: La escena no es un libro. Por lo tanto, entre más corta, me parece mejor. Nota: contiene imágenes y fotografías a color, impresas en papel esmaltado."Con esta difícil elección, el Teatro Libre de Bogotá va contra la corriente porque está reivindicando una vez más la tradición clásica y moderna de un teatro donde el diálogo denso, sin concesiones a lo espectacular, es lo que prima"Nota: contiene imágenes y fotografías a color, impresas en papel esmaltado."Con esta difícil elección, el Teatro Libre de Bogotá va contra la corriente porque está reivindicando una vez más la tradición clásica y moderna de un teatro donde el diálogo denso, sin concesiones a lo espectacular, es lo que prima""Con esta difícil elección, el Teatro Libre de Bogotá va contra la corriente porque está reivindicando una vez más la tradición clásica y moderna de un teatro donde el diálogo denso, sin concesiones a lo espectacular, es lo que prima"Eduardo Gómez

    Atributos LU

    TítuloLa doble cara de la incertidumbre: Dostoievski en el Teatro Libre
    AutorVarios autores
    Tabla de ContenidoPrólogo

    ¿El Shakespeare ruso?

    Bibliografía

    Crimen y castigo

    El idiota

    Los hermanos Karamazov

    Los demonios

    Fotos de los montajes
    TipoLibro
    ISXN9789586954884
    Año de Edición2010
    Núm. Páginas170
    Peso (Físico)220
    Tamaño (Físico)14 x 21.2 cm

    Títulos Similares