Escoge la categoría

La otra raza cósmica

Comparte


1740_9786074110425_foce
La otra raza cósmica
223635
Son múltiples los modos en que suele manifestarse la "excepción". En los dominios de la literatura lo excepcional es un don con el que nacen determinados escritores, sin importar que lo merezcan o no. El que posea esa visión excepcional tenderá a brillar como un sol, como una réplica de Lucifer encadenada a su soberbia. Pues bien, Vasconcelos fue en su juventud un adelantado solar, un Pequeño Lucifer que buscaba con desesperación los cambios; luego, en sus años de vejez, fue víctima de un espantoso anacronismo. No puede ser gratuito que haya sido Heriberto Yépez, quizás el pensador más agudo de su generación, el destinado a encontrar y traducir estos ensayos esclarecidos del mejor Vasconcelos, el Vasconcelos anterior a la caída en la fascinación por el poder. Vasconcelos fue un verdadero exaltado, no un exquisito observador de su tiempo, como el doctor Johnson o Gasset. En Vasconcelos, en el Vasconcelos profetizador del cambio, se desborda la locura de la luz del trópico: "La raza que conquiste los trópicos dominará el futuro". Hoy, que sabemos que el trópico tiene un crudo sabor-olor a turismo sexual, tenemos que perdonar tanto este como otros errores de los maestros que nos precedieron, y reconocer incluso aquella grandeza arrogante y necia que jamás querremos hacer propia.No puede ser gratuito que haya sido Heriberto Yépez, quizás el pensador más agudo de su generación, el destinado a encontrar y traducir estos ensayos esclarecidos del mejor Vasconcelos, el Vasconcelos anterior a la caída en la fascinación por el poder. Vasconcelos fue un verdadero exaltado, no un exquisito observador de su tiempo, como el doctor Johnson o Gasset. En Vasconcelos, en el Vasconcelos profetizador del cambio, se desborda la locura de la luz del trópico: "La raza que conquiste los trópicos dominará el futuro". Hoy, que sabemos que el trópico tiene un crudo sabor-olor a turismo sexual, tenemos que perdonar tanto este como otros errores de los maestros que nos precedieron, y reconocer incluso aquella grandeza arrogante y necia que jamás querremos hacer propia.Vasconcelos fue un verdadero exaltado, no un exquisito observador de su tiempo, como el doctor Johnson o Gasset. En Vasconcelos, en el Vasconcelos profetizador del cambio, se desborda la locura de la luz del trópico: "La raza que conquiste los trópicos dominará el futuro". Hoy, que sabemos que el trópico tiene un crudo sabor-olor a turismo sexual, tenemos que perdonar tanto este como otros errores de los maestros que nos precedieron, y reconocer incluso aquella grandeza arrogante y necia que jamás querremos hacer propia.

Atributos LU

AutorJosé Vasconcelos
Tabla de ContenidoPrólogo
Leonardo da Jandra

Nota del traductor
Heriberto Yépez

La otra raza cósmica, José Vasconcelos

I. Similitud y contraste
II. La democracia en América Latina
III. El problema racial en Latinoamérica
TipoLibro
ISXN9786074110425
Año de Edición2010
Núm. Páginas154
Peso (Físico)220
Tamaño (Físico)13.5 x 21 cm
TítuloLa otra raza cósmica

Títulos Similares