Escoge la categoría

La señora Lirriper

  • Autor:

  • Editores:

  • Editorial:

  • Año de Edición:

  • Idioma:

  • Nº Páginas:

  • ISBN:

  • Formato:
    Comparte

    Por: $85.000,00ou X de


    Comprar
    2316_senora_lirrieper_prom
    La señora Lirriper
    Por: $85.000,00ou
    48x de $1.770,83
    sem juros
    ComprarVendedor Libreria de la U
    49824
    Al morir su marido cubierto de deudas, la señora Lirriper abre una pensión en el 81 de la calle Norfolk, en Londres, para pagar a sus acreedores e iniciar una nueva vida. Un solícito comandante retirado y un nieto adoptivo, fruto de un amor trágico, son sus huéspedes permanentes, pero el establecimiento está también lleno de huellas e historias de gente que viene y va. «Si las paredes de esta pensión pudiesen hablar [...] tendrían tantas cosas que contar... » Una extensa galería de personajes genuinamente dickensianos desfila por estas páginas, desde el doctor Goliath, «enciclopedia animada del conocimiento universal», hasta el doctor Bernard, que ayuda a los tristes y hastiados a quitarse la vida en unas lujosas cenas que anticipan. de R. L. Stevenson. Historias cómicas, sentimentales, de fantasmas, de niños hambrientos y de fortunas enterradas componen el legado de la señora Lirriper. Dickens creó este personaje para su revista y animó a varios autores amigos, entre ellos Elizabeth Gaskell, a escribir las andanzas de sus huéspedes. (1863-1864) tuvo un: éxito fulgurante: según Chesterton, Dickens «no hizo, literariamente hablando, nunca nada mejor» que esta «versión femenina del señor Pickwick».El club de los suicidas de R. L. Stevenson. Historias cómicas, sentimentales, de fantasmas, de niños hambrientos y de fortunas enterradas componen el legado de la señora Lirriper. Dickens creó este personaje para su revista y animó a varios autores amigos, entre ellos Elizabeth Gaskell, a escribir las andanzas de sus huéspedes. (1863-1864) tuvo un: éxito fulgurante: según Chesterton, Dickens «no hizo, literariamente hablando, nunca nada mejor» que esta «versión femenina del señor Pickwick».All the Year Round y animó a varios autores amigos, entre ellos Elizabeth Gaskell, a escribir las andanzas de sus huéspedes. (1863-1864) tuvo un: éxito fulgurante: según Chesterton, Dickens «no hizo, literariamente hablando, nunca nada mejor» que esta «versión femenina del señor Pickwick».La señora Lirriper (1863-1864) tuvo un: éxito fulgurante: según Chesterton, Dickens «no hizo, literariamente hablando, nunca nada mejor» que esta «versión femenina del señor Pickwick».

    Atributos LU

    TítuloLa señora Lirriper
    Casa EditorialAlba Editorial
    AutorCharles Dickens
    Tabla de ContenidoNota al texto

    La pensión de la señora Lirriper


    De cómo la señora Lirriper sacó adelante el negocio
    Charles Dickens

    De cómo el primer piso viajó a Crowley Castle
    Elizabeth Gaskell

    De cómo un doctor asistió a la habitación de al lado
    Andrew Halliday

    De cómo el segundo piso tuvo un perro
    Edmund Yates

    De cómo el tercer piso conocía la reglón de las alfarerías
    Amelia Edwards

    De cómo unos nubarrones ensombrecieron la buhardilla
    Charles Collins

    De cómo la planta baja añadió unas palabras
    Charles Dickens

    La herencia de la señora Lirriper

    La señora Lirriper cuenta cómo atravesó diversas dificultades y el canal de la mancha
    Charles Dickens
     
    Un antiguo huésped relata la increíble historia de un médico
    Charles Collins

    Otro antiguo huésped relata sus vivencias como pariente pobre
    Rosa Mulholland

    Otro antiguo huésped relata lo que le deparó la suerte en Glumper House
    Henry Spicer

    Otro antiguo huésped relata su propia historia de fantasmas
    Amelia Edwards

    Otra antigua huésped relata ciertos pasajes a su marido
    Hesba Stretton

    La señora Lirriper relata cómo Jemmy puso el colofón
    Charles Dickens

    Semblanzas biográficas
    TipoLibro
    ISXN9788484285694
    Año de Edición2010
    Núm. Páginas419
    Peso (Físico)540
    Tamaño (Físico)14 x 21 cm

    Títulos Similares