Escoge la categoría

Las 100 maravillas naturales del mundo

  • Autor:

  • Editores:

  • Editorial:

  • Año de Edición:

  • Idioma:

  • Nº Páginas:

  • ISBN:

  • Formato:
    Comparte


    197_9788466219105_stola
    Las 100 maravillas naturales del mundo
    223001
    La locución latina res nullis se aplica con acierto al concepto de que la tierra no se considera nunca como «cosa de nadie», Todo lo existente y producido en el mundo sin intervención humana, la naturaleza, y dentro de ella el hombre, es privativo del medio en que se desenvuelve, Nuestro planeta, un cuerpo celeste más en continuo cambio, llegó a adquirir condiciones favorables para el surgimiento de la vida, al tiempo de continuar modificando su fisonomía en largos ciclos evolutivos, De esa incesante dinámica, de los elementos que lo integran, surgen las maravillas naturales que lo caracterizan y hacen único, Toda la superficie terrestre, su atmósfera, su subsuelo y sus océanos son una suma plural de manifestaciones prodigiosas.Durante largo tiempo, interminables desiertos con sus crestas de dunas o cubiertos de hielo o de sal, volcanes explosivos, enormes glaciares, cordilleras cubiertas de bosques, montes ocultos por las nubes, cañones erosionados, bellísimos arrecifes, cavernas y carsos, islas remotas, impenetrables junglas, sabanas y estepas permanecieron ignorados por gran parte de la humanidad.Con la expansión de los grandes imperios antiguos a territorios lejanos comenzaron a descubrirse algunas de las maravillas que poseía la Tierra En la Edad Media, célebres viajeros europeos como Marco Polo, que llegó a Extremo Oriente, o Rui González de Clavijo, enviado en el siglo xv por el rey de España al encuentro con el gran Tamerlán en Samarkanda, dejaron testimonio en sus relatos de lugares sorprendentes a su paso por Oriente Medio y Asia, A partir de entonces, las expediciones marítimas, los descubrimientos y colonización de remotas partes del mundo darían a conocer nuevas bellezas naturales repartidas a lo ancho del mundo. En el siglo XIX, la creciente actividad de exploradores y científicos pareció completar el conocimiento sobre los caudales escondidos de la naturaleza, pero todavía se siguen encontrando parajes, especies y hasta comunidades humanas que permanecían ocultos en los pocos rincones ignotos de la tierra.Contiene Fotografías e Ilustraciones a todo color. Impreso en papel esmaltado.Durante largo tiempo, interminables desiertos con sus crestas de dunas o cubiertos de hielo o de sal, volcanes explosivos, enormes glaciares, cordilleras cubiertas de bosques, montes ocultos por las nubes, cañones erosionados, bellísimos arrecifes, cavernas y carsos, islas remotas, impenetrables junglas, sabanas y estepas permanecieron ignorados por gran parte de la humanidad.Con la expansión de los grandes imperios antiguos a territorios lejanos comenzaron a descubrirse algunas de las maravillas que poseía la Tierra En la Edad Media, célebres viajeros europeos como Marco Polo, que llegó a Extremo Oriente, o Rui González de Clavijo, enviado en el siglo xv por el rey de España al encuentro con el gran Tamerlán en Samarkanda, dejaron testimonio en sus relatos de lugares sorprendentes a su paso por Oriente Medio y Asia, A partir de entonces, las expediciones marítimas, los descubrimientos y colonización de remotas partes del mundo darían a conocer nuevas bellezas naturales repartidas a lo ancho del mundo. En el siglo XIX, la creciente actividad de exploradores y científicos pareció completar el conocimiento sobre los caudales escondidos de la naturaleza, pero todavía se siguen encontrando parajes, especies y hasta comunidades humanas que permanecían ocultos en los pocos rincones ignotos de la tierra.Contiene Fotografías e Ilustraciones a todo color. Impreso en papel esmaltado.Con la expansión de los grandes imperios antiguos a territorios lejanos comenzaron a descubrirse algunas de las maravillas que poseía la Tierra En la Edad Media, célebres viajeros europeos como Marco Polo, que llegó a Extremo Oriente, o Rui González de Clavijo, enviado en el siglo xv por el rey de España al encuentro con el gran Tamerlán en Samarkanda, dejaron testimonio en sus relatos de lugares sorprendentes a su paso por Oriente Medio y Asia, A partir de entonces, las expediciones marítimas, los descubrimientos y colonización de remotas partes del mundo darían a conocer nuevas bellezas naturales repartidas a lo ancho del mundo. En el siglo XIX, la creciente actividad de exploradores y científicos pareció completar el conocimiento sobre los caudales escondidos de la naturaleza, pero todavía se siguen encontrando parajes, especies y hasta comunidades humanas que permanecían ocultos en los pocos rincones ignotos de la tierra.Contiene Fotografías e Ilustraciones a todo color. Impreso en papel esmaltado.En el siglo XIX, la creciente actividad de exploradores y científicos pareció completar el conocimiento sobre los caudales escondidos de la naturaleza, pero todavía se siguen encontrando parajes, especies y hasta comunidades humanas que permanecían ocultos en los pocos rincones ignotos de la tierra.Contiene Fotografías e Ilustraciones a todo color. Impreso en papel esmaltado.Nota: Contiene Fotografías e Ilustraciones a todo color. Impreso en papel esmaltado.

    Atributos LU

    Tamaño (Físico)21.5 x 30.5 cm
    Peso (Físico)1750
    Año de Edición2010
    ISXN9788466219105
    TipoGran formato
    Tabla de ContenidoÁfrica
    América
    Asia
    Europa
    Oceanía
    AutorFelicidad Sánchez-Pacheco
    TítuloLas 100 maravillas naturales del mundo

    Títulos Similares