Escoge la categoría

Los 100 monumentos más bellos del mundo

  • Autor:

  • Editores:

  • Editorial:

  • Año de Edición:

  • Idioma:

  • Nº Páginas:

  • ISBN:

  • Formato:
    Comparte


    206_9788466212618_stoa
    Los 100 monumentos más bellos del mundo
    223020
    Desde el momento en que las primeras tribus humanas dejaron de ser prehistóricas al abandonar su actividad nómada y formaron asentamientos donde establecerse de forma permanente, se iniciaba un lento proceso de cambios en sus formas de vida que iba a producir como consecuencia el origen de una nueva actividad: la construcción de habitáculos que les resguardaran de las inclemencias o peligros externos, pero también adecuados a las necesidades del incipiente orden social que imponía su carácter sedentario. No es difícil imaginar que en las primeras chozas comunitarias, además de cumplir la función práctica de alojar a clanes o familias de individuos, empezara a desarrollarse el sentido estético y creativo para dotarlas con más elementos que los puramente funcionales. Desde las primeras edificaciones de barro hasta las posteriores de madera y piedra surge la más antigua manifestación artística encaminada a obtener resultados útiles: la arquitectura.Durante siglos, las civilizaciones se fraguaban por sus hallazgos, sus conocimientos y sus experiencias religiosas, siendo éstas las que marcaron las pautas a seguir de sus sistemas políticos y sociales. Los edificios más importantes levantados por el hombre en épocas tempranas se consagraban a sus divinidades como centros de culto y reunión, donde cada componente arquitectónico seguía un modelo concebido en el ideal de belleza de cada cultura. El trazado, la ornamentación, los símbolos y estructuras iban adquiriendo características específicas, los estilos, para conformar ese patrimonio secular que hoy llamamos monumentos. La enorme riqueza acumulada por el trabajo de generaciones humanas al servicio de lo sobrenatural constituye parte del patrimonio arquitectónico universal. Catedrales, mezquitas, templos y monasterios de Oriente y Occidente, tumbas y recintos sagrados egipcios, mesoamericanos, budistas, sintoístas e hinduistas forman un extraordinario caudal artístico en el que también se manifiestan sus costumbres y creencias de forma explícita a través de las imágenes que los componen. La arquitectura y la escultura se convierten en crónicas históricas transcritas al casi imperecedero lenguaje de la piedra. Contiene Fotografías e Ilustraciones a todo color. Impreso en papel esmaltado.No es difícil imaginar que en las primeras chozas comunitarias, además de cumplir la función práctica de alojar a clanes o familias de individuos, empezara a desarrollarse el sentido estético y creativo para dotarlas con más elementos que los puramente funcionales. Desde las primeras edificaciones de barro hasta las posteriores de madera y piedra surge la más antigua manifestación artística encaminada a obtener resultados útiles: la arquitectura.Durante siglos, las civilizaciones se fraguaban por sus hallazgos, sus conocimientos y sus experiencias religiosas, siendo éstas las que marcaron las pautas a seguir de sus sistemas políticos y sociales. Los edificios más importantes levantados por el hombre en épocas tempranas se consagraban a sus divinidades como centros de culto y reunión, donde cada componente arquitectónico seguía un modelo concebido en el ideal de belleza de cada cultura. El trazado, la ornamentación, los símbolos y estructuras iban adquiriendo características específicas, los estilos, para conformar ese patrimonio secular que hoy llamamos monumentos. La enorme riqueza acumulada por el trabajo de generaciones humanas al servicio de lo sobrenatural constituye parte del patrimonio arquitectónico universal. Catedrales, mezquitas, templos y monasterios de Oriente y Occidente, tumbas y recintos sagrados egipcios, mesoamericanos, budistas, sintoístas e hinduistas forman un extraordinario caudal artístico en el que también se manifiestan sus costumbres y creencias de forma explícita a través de las imágenes que los componen. La arquitectura y la escultura se convierten en crónicas históricas transcritas al casi imperecedero lenguaje de la piedra. Contiene Fotografías e Ilustraciones a todo color. Impreso en papel esmaltado.Durante siglos, las civilizaciones se fraguaban por sus hallazgos, sus conocimientos y sus experiencias religiosas, siendo éstas las que marcaron las pautas a seguir de sus sistemas políticos y sociales. Los edificios más importantes levantados por el hombre en épocas tempranas se consagraban a sus divinidades como centros de culto y reunión, donde cada componente arquitectónico seguía un modelo concebido en el ideal de belleza de cada cultura. El trazado, la ornamentación, los símbolos y estructuras iban adquiriendo características específicas, los estilos, para conformar ese patrimonio secular que hoy llamamos monumentos. La enorme riqueza acumulada por el trabajo de generaciones humanas al servicio de lo sobrenatural constituye parte del patrimonio arquitectónico universal. Catedrales, mezquitas, templos y monasterios de Oriente y Occidente, tumbas y recintos sagrados egipcios, mesoamericanos, budistas, sintoístas e hinduistas forman un extraordinario caudal artístico en el que también se manifiestan sus costumbres y creencias de forma explícita a través de las imágenes que los componen. La arquitectura y la escultura se convierten en crónicas históricas transcritas al casi imperecedero lenguaje de la piedra. Contiene Fotografías e Ilustraciones a todo color. Impreso en papel esmaltado.El trazado, la ornamentación, los símbolos y estructuras iban adquiriendo características específicas, los estilos, para conformar ese patrimonio secular que hoy llamamos monumentos. La enorme riqueza acumulada por el trabajo de generaciones humanas al servicio de lo sobrenatural constituye parte del patrimonio arquitectónico universal. Catedrales, mezquitas, templos y monasterios de Oriente y Occidente, tumbas y recintos sagrados egipcios, mesoamericanos, budistas, sintoístas e hinduistas forman un extraordinario caudal artístico en el que también se manifiestan sus costumbres y creencias de forma explícita a través de las imágenes que los componen. La arquitectura y la escultura se convierten en crónicas históricas transcritas al casi imperecedero lenguaje de la piedra. Contiene Fotografías e Ilustraciones a todo color. Impreso en papel esmaltado. Catedrales, mezquitas, templos y monasterios de Oriente y Occidente, tumbas y recintos sagrados egipcios, mesoamericanos, budistas, sintoístas e hinduistas forman un extraordinario caudal artístico en el que también se manifiestan sus costumbres y creencias de forma explícita a través de las imágenes que los componen. La arquitectura y la escultura se convierten en crónicas históricas transcritas al casi imperecedero lenguaje de la piedra. Contiene Fotografías e Ilustraciones a todo color. Impreso en papel esmaltado.Nota: Contiene Fotografías e Ilustraciones a todo color. Impreso en papel esmaltado.

    Atributos LU

    AutorFelicidad Sánchez-Pacheco
    Tabla de ContenidoÁfrica
    América
    Asia
    Europa
    Oceanía
    TipoGran formato
    ISXN9788466212618
    Año de Edición2008
    Peso (Físico)1750
    Tamaño (Físico)21.5 x 30.5 cm
    TítuloLos 100 monumentos más bellos del mundo

    Títulos Similares