Escoge la categoría

Serie derecho penal, teoría del delito y derecho romano II. 3 Tomos

  • Autor:

  • Editores:

  • Editorial:

  • Año de Edición:

  • Idioma:

  • Nº Páginas:

  • ISBN:

  • Formato:
    Comparte

    Por: $200.000,00ou X de


    Comprar
    introduccion_derecho_penal_prom
    Serie derecho penal, teoría del delito y derecho romano II. 3 Tomos
    Por: $200.000,00ou
    48x de $4.166,66
    sem juros
    ComprarVendedor Libreria de la U
    24415
    Introducción al derecho penal. Tomo IEste texto es vigente y varias facultades y escuelas de derecho, de la mayoría de los países hispanoamericanos, lo han seguido como guía académica para el diseño de sus programas curriculares de la materia de introducción al derecho penal. En la edición de esta importante obra se seleccionaron todos los temas que son obligatorios en los diferentes planes de estudio, tanto de la licenciatura como de la maestría, de las facultades de derecho de Latinoamérica.En este excelente libro se incluyen los siguientes tópicos: concepto y contenido del derecho penal; las ciencias penales; evolución histórica del derecho penal; teoría de la norma penal; ámbitos de validez e interpretación, siendo éstos algunos de los títulos más importantes que integran esta edición que ayudará a todo jurista a tener una visión universal del derecho penal vigente.Todos los códigos penales en su parte inicial contienen reglas generales de derecho penal, que resulta indispensable aplicar cuando se estudia cada delito en particular. Para conocer y comprender estas reglas, vigentes en Hispanoamérica, es imprescindible el estudio de Introducción al derecho penal. Este texto es vigente y varias facultades y escuelas de derecho, de la mayoría de los países hispanoamericanos, lo han seguido como guía académica para el diseño de sus programas curriculares de la materia de introducción al derecho penal. En la edición de esta importante obra se seleccionaron todos los temas que son obligatorios en los diferentes planes de estudio, tanto de la licenciatura como de la maestría, de las facultades de derecho de Latinoamérica.En este excelente libro se incluyen los siguientes tópicos: concepto y contenido del derecho penal; las ciencias penales; evolución histórica del derecho penal; teoría de la norma penal; ámbitos de validez e interpretación, siendo éstos algunos de los títulos más importantes que integran esta edición que ayudará a todo jurista a tener una visión universal del derecho penal vigente.Todos los códigos penales en su parte inicial contienen reglas generales de derecho penal, que resulta indispensable aplicar cuando se estudia cada delito en particular. Para conocer y comprender estas reglas, vigentes en Hispanoamérica, es imprescindible el estudio de Introducción al derecho penal. En este excelente libro se incluyen los siguientes tópicos: concepto y contenido del derecho penal; las ciencias penales; evolución histórica del derecho penal; teoría de la norma penal; ámbitos de validez e interpretación, siendo éstos algunos de los títulos más importantes que integran esta edición que ayudará a todo jurista a tener una visión universal del derecho penal vigente.Todos los códigos penales en su parte inicial contienen reglas generales de derecho penal, que resulta indispensable aplicar cuando se estudia cada delito en particular. Para conocer y comprender estas reglas, vigentes en Hispanoamérica, es imprescindible el estudio de Introducción al derecho penal. Todos los códigos penales en su parte inicial contienen reglas generales de derecho penal, que resulta indispensable aplicar cuando se estudia cada delito en particular. Para conocer y comprender estas reglas, vigentes en Hispanoamérica, es imprescindible el estudio de Introducción al derecho penal. *** Teoría del delito. Tomo IILa vigencia de los estudios plasmados en sus obras se demuestra con la lectura de las magistrales exposiciones acerca de los elementos del delito que incluyen una explicación amplia de la teoría casualista expuesta por el autor; así como el detallado estudio de cada uno de los elementos que integran el delito y un análisis de las causas que lo excluyen; de las formas imperfectas de ejecución, de la participación del delincuente y de los concursos de delitos y de normas.Independientemente de que los escritos del autor son clásicos, el mérito de esta editorial consiste en adecuar la obra seleccionando cuidadosamente todos los temas que son obligatorios en los diferentes planes de estudio de la licenciatura, maestría y doctorado en derecho en Hispanoamérica, en cuanto a la materia de derecho penal en general y de la teoría del delito en particular, lo que tiende a enriquecer la biblioteca del estudioso y practicante del derecho.La vigencia de los estudios plasmados en sus obras se demuestra con la lectura de las magistrales exposiciones acerca de los elementos del delito que incluyen una explicación amplia de la teoría casualista expuesta por el autor; así como el detallado estudio de cada uno de los elementos que integran el delito y un análisis de las causas que lo excluyen; de las formas imperfectas de ejecución, de la participación del delincuente y de los concursos de delitos y de normas.Independientemente de que los escritos del autor son clásicos, el mérito de esta editorial consiste en adecuar la obra seleccionando cuidadosamente todos los temas que son obligatorios en los diferentes planes de estudio de la licenciatura, maestría y doctorado en derecho en Hispanoamérica, en cuanto a la materia de derecho penal en general y de la teoría del delito en particular, lo que tiende a enriquecer la biblioteca del estudioso y practicante del derecho.Independientemente de que los escritos del autor son clásicos, el mérito de esta editorial consiste en adecuar la obra seleccionando cuidadosamente todos los temas que son obligatorios en los diferentes planes de estudio de la licenciatura, maestría y doctorado en derecho en Hispanoamérica, en cuanto a la materia de derecho penal en general y de la teoría del delito en particular, lo que tiende a enriquecer la biblioteca del estudioso y practicante del derecho.***Derecho romano II. Tomo IIIEl estudio y ejercicio del derecho exige actualizar permanentemente los conocimientos, porque ambas actividades son dinámicas y ponen en juego diversas capacidades, como estudiar, pensar, trabajar, tolerar, ser paciente, tener fe en la justicia y olvidar tanto los triunfos como las derrotas, en pocas palabras, amar la profesión, conceptos perennes en los códigos de ética de los abogados.En ocasiones, los estudiantes tienen algunos prejuicios, entre ellos cierta indiferencia a las asignaturas de carácter histórico-jurídico, en cuyo caso surge de inmediato la pregunta: ¿para qué estudiar derecho romano A esto se agrega que no siempre se cuenta con las técnicas adecuadas para estudiar e internalizar el contenido de las asignaturas y sufren de amnesia a corto plazo al concluir el semestre, lo cual parece sugerir que lo aprendido sólo fue aparente y superficial.Los profesores cumplen formalmente su labor, pero no garantizan la real comprensión del contenido porque, contrario a lo que sucede en otras áreas del saber, en el derecho se tiene una gran información y formación de tipo teórico, pero pocas posibilidades de aplicar y comprobar los conocimientos.En este sentido, el primer curso de derecho romano sienta las bases para entender las similitudes y diferencias entre nuestro derecho y el de otros sistemas jurídicos.Este texto, apegado al programa UNAM, está dirigido a los estudiantes del segundo curso de derecho romano y su objetivo básico es proporcionar los medios elementales para entender las raíces jurídicas, cuyo manejo es imprescindible para el que hacer cotidiano de los abogados, como las obligaciones, los contratos y las sucesiones.Como estudiosos del derecho, se debe reflexionar acerca del origen de algunas instituciones y tratar de establecer la procedencia de ciertas reglas jurídicas. Así, el derecho romano es un instrumento que facilita el estudio del derecho propio y ajeno, pues nos permite familiarizarnos con la historia jurídica universal y la doctrina, además de aguzar la percepción de los fines que debe perseguir el derecho. Proporciona conceptos jurídicos de carácter cuasiuniversal, pues el latín es una lengua precisa y breve; por eso es un lenguaje técnico y científico propio de los juristas, debido a que no sufre los fenómenos de transformación de las lenguas vivas. Da las bases para percibir la evolución de la sociedad y los valores que han sobrevivido a lo largo de los siglos. Asimismo, facilita la comprensión de las líneas de influencia del derecho romano en el campo del derecho privado.Los estudiantes de la licenciatura en derecho deben refrendar la obligación que libremente adquieren al ingresar a la universidad: convertirse en activos participantes del aprendizaje y dejar a un lado la actitud pasiva que a veces asumen frente al cúmulo de información que les trasmiten, es decir, formarse como profesionales comprometidos consigo mismos para servir al país.El estudio y ejercicio del derecho exige actualizar permanentemente los conocimientos, porque ambas actividades son dinámicas y ponen en juego diversas capacidades, como estudiar, pensar, trabajar, tolerar, ser paciente, tener fe en la justicia y olvidar tanto los triunfos como las derrotas, en pocas palabras, amar la profesión, conceptos perennes en los códigos de ética de los abogados.En ocasiones, los estudiantes tienen algunos prejuicios, entre ellos cierta indiferencia a las asignaturas de carácter histórico-jurídico, en cuyo caso surge de inmediato la pregunta: ¿para qué estudiar derecho romano A esto se agrega que no siempre se cuenta con las técnicas adecuadas para estudiar e internalizar el contenido de las asignaturas y sufren de amnesia a corto plazo al concluir el semestre, lo cual parece sugerir que lo aprendido sólo fue aparente y superficial.Los profesores cumplen formalmente su labor, pero no garantizan la real comprensión del contenido porque, contrario a lo que sucede en otras áreas del saber, en el derecho se tiene una gran información y formación de tipo teórico, pero pocas posibilidades de aplicar y comprobar los conocimientos.En este sentido, el primer curso de derecho romano sienta las bases para entender las similitudes y diferencias entre nuestro derecho y el de otros sistemas jurídicos.Este texto, apegado al programa UNAM, está dirigido a los estudiantes del segundo curso de derecho romano y su objetivo básico es proporcionar los medios elementales para entender las raíces jurídicas, cuyo manejo es imprescindible para el que hacer cotidiano de los abogados, como las obligaciones, los contratos y las sucesiones.Como estudiosos del derecho, se debe reflexionar acerca del origen de algunas instituciones y tratar de establecer la procedencia de ciertas reglas jurídicas. Así, el derecho romano es un instrumento que facilita el estudio del derecho propio y ajeno, pues nos permite familiarizarnos con la historia jurídica universal y la doctrina, además de aguzar la percepción de los fines que debe perseguir el derecho. Proporciona conceptos jurídicos de carácter cuasiuniversal, pues el latín es una lengua precisa y breve; por eso es un lenguaje técnico y científico propio de los juristas, debido a que no sufre los fenómenos de transformación de las lenguas vivas. Da las bases para percibir la evolución de la sociedad y los valores que han sobrevivido a lo largo de los siglos. Asimismo, facilita la comprensión de las líneas de influencia del derecho romano en el campo del derecho privado.Los estudiantes de la licenciatura en derecho deben refrendar la obligación que libremente adquieren al ingresar a la universidad: convertirse en activos participantes del aprendizaje y dejar a un lado la actitud pasiva que a veces asumen frente al cúmulo de información que les trasmiten, es decir, formarse como profesionales comprometidos consigo mismos para servir al país.En ocasiones, los estudiantes tienen algunos prejuicios, entre ellos cierta indiferencia a las asignaturas de carácter histórico-jurídico, en cuyo caso surge de inmediato la pregunta: ¿para qué estudiar derecho romano A esto se agrega que no siempre se cuenta con las técnicas adecuadas para estudiar e internalizar el contenido de las asignaturas y sufren de amnesia a corto plazo al concluir el semestre, lo cual parece sugerir que lo aprendido sólo fue aparente y superficial.Los profesores cumplen formalmente su labor, pero no garantizan la real comprensión del contenido porque, contrario a lo que sucede en otras áreas del saber, en el derecho se tiene una gran información y formación de tipo teórico, pero pocas posibilidades de aplicar y comprobar los conocimientos.En este sentido, el primer curso de derecho romano sienta las bases para entender las similitudes y diferencias entre nuestro derecho y el de otros sistemas jurídicos.Este texto, apegado al programa UNAM, está dirigido a los estudiantes del segundo curso de derecho romano y su objetivo básico es proporcionar los medios elementales para entender las raíces jurídicas, cuyo manejo es imprescindible para el que hacer cotidiano de los abogados, como las obligaciones, los contratos y las sucesiones.Como estudiosos del derecho, se debe reflexionar acerca del origen de algunas instituciones y tratar de establecer la procedencia de ciertas reglas jurídicas. Así, el derecho romano es un instrumento que facilita el estudio del derecho propio y ajeno, pues nos permite familiarizarnos con la historia jurídica universal y la doctrina, además de aguzar la percepción de los fines que debe perseguir el derecho. Proporciona conceptos jurídicos de carácter cuasiuniversal, pues el latín es una lengua precisa y breve; por eso es un lenguaje técnico y científico propio de los juristas, debido a que no sufre los fenómenos de transformación de las lenguas vivas. Da las bases para percibir la evolución de la sociedad y los valores que han sobrevivido a lo largo de los siglos. Asimismo, facilita la comprensión de las líneas de influencia del derecho romano en el campo del derecho privado.Los estudiantes de la licenciatura en derecho deben refrendar la obligación que libremente adquieren al ingresar a la universidad: convertirse en activos participantes del aprendizaje y dejar a un lado la actitud pasiva que a veces asumen frente al cúmulo de información que les trasmiten, es decir, formarse como profesionales comprometidos consigo mismos para servir al país.Los profesores cumplen formalmente su labor, pero no garantizan la real comprensión del contenido porque, contrario a lo que sucede en otras áreas del saber, en el derecho se tiene una gran información y formación de tipo teórico, pero pocas posibilidades de aplicar y comprobar los conocimientos.En este sentido, el primer curso de derecho romano sienta las bases para entender las similitudes y diferencias entre nuestro derecho y el de otros sistemas jurídicos.Este texto, apegado al programa UNAM, está dirigido a los estudiantes del segundo curso de derecho romano y su objetivo básico es proporcionar los medios elementales para entender las raíces jurídicas, cuyo manejo es imprescindible para el que hacer cotidiano de los abogados, como las obligaciones, los contratos y las sucesiones.Como estudiosos del derecho, se debe reflexionar acerca del origen de algunas instituciones y tratar de establecer la procedencia de ciertas reglas jurídicas. Así, el derecho romano es un instrumento que facilita el estudio del derecho propio y ajeno, pues nos permite familiarizarnos con la historia jurídica universal y la doctrina, además de aguzar la percepción de los fines que debe perseguir el derecho. Proporciona conceptos jurídicos de carácter cuasiuniversal, pues el latín es una lengua precisa y breve; por eso es un lenguaje técnico y científico propio de los juristas, debido a que no sufre los fenómenos de transformación de las lenguas vivas. Da las bases para percibir la evolución de la sociedad y los valores que han sobrevivido a lo largo de los siglos. Asimismo, facilita la comprensión de las líneas de influencia del derecho romano en el campo del derecho privado.Los estudiantes de la licenciatura en derecho deben refrendar la obligación que libremente adquieren al ingresar a la universidad: convertirse en activos participantes del aprendizaje y dejar a un lado la actitud pasiva que a veces asumen frente al cúmulo de información que les trasmiten, es decir, formarse como profesionales comprometidos consigo mismos para servir al país.En este sentido, el primer curso de derecho romano sienta las bases para entender las similitudes y diferencias entre nuestro derecho y el de otros sistemas jurídicos.Este texto, apegado al programa UNAM, está dirigido a los estudiantes del segundo curso de derecho romano y su objetivo básico es proporcionar los medios elementales para entender las raíces jurídicas, cuyo manejo es imprescindible para el que hacer cotidiano de los abogados, como las obligaciones, los contratos y las sucesiones.Como estudiosos del derecho, se debe reflexionar acerca del origen de algunas instituciones y tratar de establecer la procedencia de ciertas reglas jurídicas. Así, el derecho romano es un instrumento que facilita el estudio del derecho propio y ajeno, pues nos permite familiarizarnos con la historia jurídica universal y la doctrina, además de aguzar la percepción de los fines que debe perseguir el derecho. Proporciona conceptos jurídicos de carácter cuasiuniversal, pues el latín es una lengua precisa y breve; por eso es un lenguaje técnico y científico propio de los juristas, debido a que no sufre los fenómenos de transformación de las lenguas vivas. Da las bases para percibir la evolución de la sociedad y los valores que han sobrevivido a lo largo de los siglos. Asimismo, facilita la comprensión de las líneas de influencia del derecho romano en el campo del derecho privado.Los estudiantes de la licenciatura en derecho deben refrendar la obligación que libremente adquieren al ingresar a la universidad: convertirse en activos participantes del aprendizaje y dejar a un lado la actitud pasiva que a veces asumen frente al cúmulo de información que les trasmiten, es decir, formarse como profesionales comprometidos consigo mismos para servir al país.Este texto, apegado al programa UNAM, está dirigido a los estudiantes del segundo curso de derecho romano y su objetivo básico es proporcionar los medios elementales para entender las raíces jurídicas, cuyo manejo es imprescindible para el que hacer cotidiano de los abogados, como las obligaciones, los contratos y las sucesiones.Como estudiosos del derecho, se debe reflexionar acerca del origen de algunas instituciones y tratar de establecer la procedencia de ciertas reglas jurídicas. Así, el derecho romano es un instrumento que facilita el estudio del derecho propio y ajeno, pues nos permite familiarizarnos con la historia jurídica universal y la doctrina, además de aguzar la percepción de los fines que debe perseguir el derecho. Proporciona conceptos jurídicos de carácter cuasiuniversal, pues el latín es una lengua precisa y breve; por eso es un lenguaje técnico y científico propio de los juristas, debido a que no sufre los fenómenos de transformación de las lenguas vivas. Da las bases para percibir la evolución de la sociedad y los valores que han sobrevivido a lo largo de los siglos. Asimismo, facilita la comprensión de las líneas de influencia del derecho romano en el campo del derecho privado.Los estudiantes de la licenciatura en derecho deben refrendar la obligación que libremente adquieren al ingresar a la universidad: convertirse en activos participantes del aprendizaje y dejar a un lado la actitud pasiva que a veces asumen frente al cúmulo de información que les trasmiten, es decir, formarse como profesionales comprometidos consigo mismos para servir al país.Como estudiosos del derecho, se debe reflexionar acerca del origen de algunas instituciones y tratar de establecer la procedencia de ciertas reglas jurídicas. Así, el derecho romano es un instrumento que facilita el estudio del derecho propio y ajeno, pues nos permite familiarizarnos con la historia jurídica universal y la doctrina, además de aguzar la percepción de los fines que debe perseguir el derecho. Proporciona conceptos jurídicos de carácter cuasiuniversal, pues el latín es una lengua precisa y breve; por eso es un lenguaje técnico y científico propio de los juristas, debido a que no sufre los fenómenos de transformación de las lenguas vivas. Da las bases para percibir la evolución de la sociedad y los valores que han sobrevivido a lo largo de los siglos. Asimismo, facilita la comprensión de las líneas de influencia del derecho romano en el campo del derecho privado.Los estudiantes de la licenciatura en derecho deben refrendar la obligación que libremente adquieren al ingresar a la universidad: convertirse en activos participantes del aprendizaje y dejar a un lado la actitud pasiva que a veces asumen frente al cúmulo de información que les trasmiten, es decir, formarse como profesionales comprometidos consigo mismos para servir al país.Los estudiantes de la licenciatura en derecho deben refrendar la obligación que libremente adquieren al ingresar a la universidad: convertirse en activos participantes del aprendizaje y dejar a un lado la actitud pasiva que a veces asumen frente al cúmulo de información que les trasmiten, es decir, formarse como profesionales comprometidos consigo mismos para servir al país.

    Atributos LU

    TítuloSerie derecho penal, teoría del delito y derecho romano II. 3 Tomos
    Casa EditorialThe Anglo Publishing House Ltd
    AutorLuis Jiménez de Asúa
    Tabla de Contenido

    Tomo I

    Nota del editor
    Abreviaturas

    Título 1
    Concepto y contenido del derecho penal


    Capítulo 1.1. Denominación
    Capítulo 1.2. Definición
    Capítulo 1.3. Objeto. Contenido del derecho penal
    Capítulo 1.4. Elementos y caracteres
    Capítulo 1.5. Sistemática del derecho penal
    Capítulo 1.6. Clasificaciones y relaciones con otras ramas del derecho
    Capítulo 1.7. Destinatario de las leyes penales
    Capítulo 1.8. Límites
    Capítulo 1.9. Derecho penal subjetivo y objetivo
    Capítulo 1.10. Lus puniendi

    Título 2
    Enciclopedia de las ciencias penales

    Capítulo 2.1. Ciencias penales
    Capítulo 2.2. Métodos
    Capítulo 2.3. Metodología docente
    Capítulo 2.4. Dogmática jurídica y otros aspectos del derecho penal
    Capítulo 2.5. Política criminal

    Título 3
    Evolución histórica de las ideas penales


    Capítulo 3.1. Historia del derecho penal
    Capítulo 3.2. Tiempos primitivos
    Capítulo 3.3. Formas históricas de penar
    Capítulo 3.4. Derecho penal público
    Capítulo 3.5. Época de las luces
    Capítulo 3.6. Periodo científico y momento actual

    Título 4
    Principales momentos del desarrollo histórico del derecho penal


    Capítulo 4.1. Historia universal del derecho penal
    Capítulo 4.2. Escuelas penales y tendencias

    Título 5
    Desarrollo del derecho penal mexicano


    Capítulo 5.1. Derecho penal aborigen
    Capítulo 5.2. Derecho penal colonial
    Capítulo 5.3. Legislación penal en México
    Capítulo 5.4. Bibliografía de derecho penal en México

    Título 6
    Teoría de la norma penal


    Capítulo 6.1. Fuentes del derecho penal
    Capítulo 6.2. Ley y norma
    Capítulo 6.3. Ley como única fuente del derecho penal
    Capítulo 6.4. Convenios internacionales
    Capítulo 6.5. Leyes en blanco
    Capítulo 6.6. Decretos-leyes
    Capítulo 6.7. Leyes delegadas
    Capítulo 6.8. Decretos, órdenes y reglamentos
    Capítulo 6.9. Ordenanzas, edictos policiales y bandos
    Capítulo 6.10. Circulares

    Título 7
    Interpretación de la norma penal

    Capítulo 7.1. Concepto y naturaleza de la interpretación
    Capítulo 7.2. Clasificaciones
    Capítulo 7.3. Medios de interpretación
    Capítulo 7.4. Resultados de la interpretación
    Capítulo 7.5. Analogía. Concepto y clases

    Título 8
    Ámbitos de validez de la ley penal


    Capítulo 8.1. Ámbito de validez de las leyes
    Capítulo 8.2. Validez temporal
    Capítulo 8.3. Validez de la ley penal en orden al tiempo
    Capítulo 8.4. Validez material. Derecho penal nacional y provincial
    Capítulo 8.5. Validez espacial
    Capítulo 8.6. Principios
    Capítulo 8.7. Extradición
    Capítulo 8.8. Validez personal

    Notas bibliográficas

    Índice de materias

    ***

    Tomo II

    Nota del editor
    Abreviaturas

    Título 1
    Concepto y presupuestos del delito. Términos y etimología

    Capítulo 1.1. Cuestiones terminológicas
    Capítulo 1.2. Varias definiciones
    Capítulo 1.3. Definiciones naturalistas y sociológicas
    Capítulo 1.4. Concepto dogmático del delito
    Capítulo 1.5. Definiciones legales
    Capítulo 1.6. Presupuestos, sujeto y objeto del delito y su cantidad

    Título 2
    Elementos del delito


    Capítulo 2.1. Causalismo o relación de casualidad

    Título 3
    Elemento conducta: acción, hecho y su ausencia

    Capítulo 3.1. Concepto y elementos del acto
    Capítulo 3.2. Acción y omisión
    Capítulo 3.3. Ausencia de conducta. Problemas y sistemas

    Título 4
    Tipicidad y su ausencia


    Capítulo 4.1. Tipicidad. Concepto
    Capítulo 4.2. Elementos del tipo (análisis del tipo legal y efectos de su ausencia)
    Capítulo 4.3. Elementos normativos
    Capítulo 4.4. Elementos subjetivas de lo injusto. Noción
    Capítulo 4.5. Clases de tipos. Fundamentos
    Capítulo 4.6. Aspecto negativo: ausencia de tipicidad

    Título 5
    Antijuricidad y de su ausencia


    Capítulo 5.1. Concepto y evolución del contenido de la antijuricidad
    Capítulo 5.2. Ausencia o causas de justificación. Concepto
    Capítulo 5.3. Legítima defensa. Introducción
    Capítulo 5.4. Ejercicio de un derecho y sus formas
    Capítulo 5.5. Cumplimiento de un deber y sus formas
    Capítulo 5.6. Impedimento legítimo (actos legales, facultados o debidos)
    Capítulo 5.7. Estado de necesidad. Concepto
    Capítulo 5.8. Consentimiento del ofendido. Naturaleza

    Título 6
    Imputabilidad

    Capítulo 6.1. Cuestión de sistema
    Capítulo 6.2. Causas de inimputabilidad

    Título 7
    Culpabilidad y su ausencia


    Capítulo 7.1. Teorías que explican la culpabilidad
    Capítulo 7.2. Concepto de culpabilidad
    Capítulo 7.3. Elementos: dolo y culpa  en general
    Capítulo 7.4. Inculpabilidad

    Título 8
    Punibilidad y causas que la excluyen

    Capítulo 8.1. Condiciones objetivas de punibilidad
    Capítulo 8.2. Verdaderas causas objetivas de punibilidad
    Capítulo 8.3. Delito y pena
    Capítulo 8.4. Excusas absolutorias

    Título 9
    Formas imperfectas de ejecución


    Capítulo 9.1. Formas de aparición del delito
    Capítulo 9.2. Iter criminis
    Capítulo 9.3. Arrepentimiento
    Capítulo 9.4. Teoría general del delito imperfecto
    Capítulo 9.5. Tentativa como delito imperfecto

    Título 10
    Codelincuencia. Autor


    Capítulo 10.1. Concepto de la codelincuencia
    Capítulo 10.2. Codelincuencia y casualidad
    Capítulo 10.3. Doctrinas sobre codelincuencias
    Capítulo 10.4. Formas de participación

    Título 11
    Concurso de delitos


    Capítulo 11.1. Unidad y pluralidad de delitos
    Capítulo 11.2. Concurso ideal
    Capítulo 11.3. Concurso real
    Capítulo 11.4. Reincidencia
    Capítulo 11.5. Habitualidad
    Capítulo 11.6. Diferencias entre habitualidad, reincidencia, profesionalismo, proclividad al delito e incorregible

    Título 12
    Concurso aparente de normas o concurrencia de normas incompatibles entre sí


    Capítulo 12.1. Principios generales. Concepto
    Capítulo 12.2. Doctrina y sistemática del problema
    Capítulo 12.3. Principios para la resolución del aparente conflicto
    Capítulo 12.4. Principios en especie

    Notas bibliográficas

    Índice de materias

    ***

    Tomo III

    Prólogo
    Introducción

    Unidad 1
    Obligación


    1.1. Aspectos generales de la obligación
    1.2. Concepto de obligación
    1.3. Clases de obligaciones
    1.4. Fuentes de las obligaciones
    1.5. Fraude a la ley, simulación y negocio imitado
    1.6. Transmisión de las obligaciones
    1.7. Responsabilidad por retardo e incumplimiento
    1.8. Extinción de las obligaciones: de pleno derecho
    Sinopsis
    Autoevaluación

    Unidad 2
    Fuentes de las obligaciones en lo particular

    2.1. Diferencia entre convenio y contrato como fuentes de las obligaciones
    2.2. Evolución histórica del contrato
    2.3. Elementos esenciales y de validez del contrato
    2.4. Elementos accidentales y naturales del contrato
    2.5. Interpretación de los contratos
    2.6. Representación
    2.7. Invalidez e ineficacia
    2.8. Convalidación y conversión
    Sinopsis
    Autoevaluación

    Unidad 3
    Los contratos en particular


    3.1. Clasificación de los contratos
    3.2. Contratos escritos
    3.3. Contratos reales
    Autoevaluación
    3.4. Contratos consesuales
    Autoevaluación
    3.5. Contratos innominados
    3.6. Cuasicontratos
    3.7. Pactos
    3.8. Donación
    Sinopsis
    Autoevaluación

    Unidad 4
    Delitos y cuasidelitos


    4.1. Delitos
    4.2. Delitos privados
    4.3. Cuasidelitos
    Sinopsis
    Autoevaluación

    Unidad 5
    Sucesiones


    5.1. Muerte: su regulación en el derecho romano
    5.2. Concepto de herencia y heredero
    5.3. Sucesión universal mortis causa
    5.4. Vías sucesorias
    5.5. Sucesión legítima
    5.6. Adquisición y renuncia de la herencia
    5.7. Sucesión testamentaria
    5.8. Protección jurídica del heredero
    5.9. Legados
    5.10. Donación mortis causa
    5.11. Fideicomisos
    5.12. Legados y fideicomisos
    5.13. Codicilo
    Sinopsis
    Autoevaluación

    Glosario
    Anexo 1
    Las XII tablas

    Anexo 2
    Locuciones latinas y reglas de derecho de uso frecuente

    Bibliografía
    Índice de materias

    TipoLibro
    ISXN9789685409889
    Año de Edición2006
    Núm. Páginas1292
    Peso (Físico)2230
    Tamaño (Físico)17.5 x 24 cm

    Títulos Similares